Dios y la Santa Trinidad

 

Introducción

Hermanos, que la Gracia, el Amor y la Comunión de nuestro Trino Dios este con ustedes en esta tarde. Como siempre quisiera agradecer a nuestro pastor por brindarme nuevamente la oportunidad de presentarme aquí frente a ustedes en esta tarde.

Hoy es un día muy especial para mí, primero porque en este día en particular, celebramos y reconocemos el amor, el esfuerzo y cuidado que nuestros Padres, han tenido y tienen con nosotros. Aprovecho así la oportunidad para felicitar a mi querido padre que ha sido de gran ejemplo para mí vida, además de felicitar a mis hermanos en cristo y aquellos amigos que han tenido la dicha, el privilegio y la encomienda de ser padres.

La segunda razón por la cual este día es de mucha importancia para mí, es porque hoy, gracias a la confianza puesta en mí, por nuestro pastor, puedo culminar algo que comencé hace ya poco menos de un año.

En septiembre 22 del 2016, por primera vez tuve la bendición de poder llevar un mensaje a esta iglesia, el cual se titulaba “el Concilio de Nicena y la Divinidad de Jesús”, en este mensaje hablamos sobre la Segunda Persona de la Trinidad, Jesús y su divinidad, como es presentado claramente por las escrituras.

El Domingo pasado, pude presentarles un segundo mensaje que fue sobre “la Persona del Espíritu Santo y su ministerio y obra en la Creación y Regeneración”, en el cual mostramos a través de las escrituras que este, es una Persona y es además Divina. Hoy llegamos a lo que es la conclusión lógica de estos mensajes, la tercera parte de esta trilogía de sermones que había concebido hace mucho tiempo.

El sermón de hoy se titula “Dios y la Santísima Trinidad”. Hermanos y amigos les pido mucha paciencia y hasta sus oraciones porque esta doctrina no es para nada fácil, pero tanto yo como nuestro pastor, entendemos que es de importancia para la iglesia, que se tenga un conocimiento claro sobre quien es nuestro trino Dios, “Quien está sobre nosotros, entre nosotros y dentro de nosotros”.

Aquellos que me conocen saben que una de las doctrinas y uno de los temas teológicos que más me apasiona, lo es el de la Doctrina Ortodoxa de la Santísima Trinidad. Es por esto que mi amor y mi fe hacia nuestro Trino Dios, lo trato de manifestar de manera consistente en mis oraciones, discusiones y escritos. Los que han visitado nuestra casa han visto el mosaico que hice junto a mi esposa en donde se representa la trinidad. Siempre he dicho que si en algún momento me llegara hacer un tatuaje sería el capítulo 2 sección 3 de la Confesión Bautista de Fe de 1689 (que por supuesto trata de la trinidad). Y en una conversación reciente con unos hermanos, mi esposa mencionó que, si llegáramos a tener otra hija, yo de seguro la llamaría “Trinity”.

La Trinidad, fue uno de los primeros puntos doctrinales que personalmente tuve que defender muy temprano en mi vida como cristiano. Pues para mi sorpresa, muchos dentro del cristianismo no tienen un entendimiento claro de esta doctrina fundamental, y por desconocimiento, rechazan y niegan la misma. A razón de esto, es el esfuerzo e intención de este mensaje. Aparte de glorificar a nuestro trino Dios, presentándolo de la manera en la que Él se nos reveló en las escrituras, es mi deseo darles las herramientas para que no sólo puedan entender esta doctrina, sino que también estén “preparados para presentar defensa, ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros”

Creo que antes de continuar, sería prudente tomar el momento para definir lo que significa “ortodoxo” dentro de nuestro contexto. Cuando se está hablando en un contexto Religioso, ortodoxo lo podemos definir como: “verdadera doctrina”, algo “Conforme a la doctrina establecida”. Siendo entonces lo contrario a ortodoxo la herejía.

Es por eso Hermanos y amigos mi énfasis en esta doctrina ortodoxa, que es fundamental para el cristianismo, ya que define, según lo expresado claramente en las escrituras, quien es nuestro Dios, y negar o rechazar esta doctrina, es ir en contra no solo de lo que la iglesia ha establecido y creído, sino que es un rechazo craso a la revelación de Dios,.. es Herejía.

La Trinidad, la define el “León” de Princeton ( B.B. Warfiel) como : “Hay un Dios único y verdadero, pero en la unidad de la Divinidad hay tres personas coeternas e iguales, las mismas en sustancia pero distintas en subsistencia “. o puesta de una forma más sencilla y en concordancia con nuestra confesión de Fe, James White nos la define: “Dentro de un Ser que es Dios, existe eternamente tres personas iguales y coeternas, a saber, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo”(White, 1998).

Porque utilizar un Termino no bíblico

Antes de proseguir con la explicación y expansión de estas dos definiciones, me gustaría atender primero dos de las objeciones más comunes que siempre salen a relucir sobre el uso del término Trinidad y su origen. La primera objeción: es que la palabra “Trinidad” no aparece en las escrituras y la segunda, es que esta es una doctrina creada por la iglesia católica.

Sobre la primera objeción, les confieso que es esta la que más me exaspera. Pues en mi opinión es una muy…. Tonta.

La definición de una doctrina bíblica en el lenguaje no bíblico puede justificarse en el principio de que, “es mejor preservar la verdad de la Escritura, que las palabras de la Escritura. Así que La doctrina establecida es una doctrina genuinamente biblica”(Warfield, 2000). De hecho, la doctrina de la Trinidad es puramente una doctrina revelada. Es decir, encarna una verdad que nunca ha sido descubierta, y que es indiscernible, por la razón natural.

Ahora bien, si pretendemos limitar nuestro vocabulario a solo el uso exclusivo de palabras que aparecen en las escrituras, para definir, nombrar, doctrinas y conceptos teológicos y doctrinales. Hermanos, si realmente somos consistentes… empiece a romper las portadas de sus biblias, pues la palabra biblia no aparece en las escrituras.

De hecho La palabra βιβλίον , proviene del griego Koiné, y llegó a ser usada como la palabra común para “libro”. El uso cristiano del término se puede remontar al 223 a c. El erudito bíblico F.F. Bruce, observa que Crisóstomo parece ser el primer escritor (en sus Homilías sobre Mateo, entre 386 y 388) a usar la frase griega ta biblia (“los libros”) para describir tanto el Antiguo como el Nuevo Testamento juntos.

Así que hermanos podemos utilizar palabras no bíblicas en nuestra expresión teológica siempre que estas comuniquen conceptos bíblicos. R.C. Sproul nos dice: “La prueba de nuestros conceptos debe ser ésta: ¿se derivan estos válidamente de la Escritura?”(Sproul, n.d.)

Ahora, Sobre la segunda objeción: la posición de rechazar la doctrina de la trinidad porque fue la Iglesia Católica la responsable de crearla, esta es una anacrónica, pues como veremos más adelante, esta doctrina es claramente sacada de las escrituras y además, su formulación conciliar, precede por muchos siglos, a la Iglesia Católica Romana, como la conocemos hoy día.

Revelación de la Doctrina.

Hay un viejo dicho que dice que “lo que se hace patente en el Nuevo Testamento estaba latente en el Antiguo Testamento.”.

Es que vemos que los escritures del Nuevo Testamento no sentían ninguna incongruencia entre su doctrina de la Trinidad y la concepción del Antiguo Testamento. Ciertamente estos para nada pensaban que eran “creadores de dioses ajenos”. Ellos estaban seguros que adoraban y proclamaban al Dios de Israel.

Al leer el Nuevo Testamento, no estamos presenciando el nacimiento de una nueva concepción de Dios. Lo que encontramos en sus páginas es una concepción firmemente establecida de Dios. No es en un texto aquí y otro allá en el que el Nuevo Testamento da su testimonio de la doctrina de la Trinidad. Todo el libro es trinitario hasta el núcleo; Toda su enseñanza se basa en la asunción de la Trinidad; Y sus alusiones a la Trinidad son frecuentes, superficiales, fáciles y confiables.

No podemos pretender encontrar un texto, en el Antiguo testamento o un pasaje en el Nuevo donde nos diga: “Aquí es que comienza la trinidad o es así como la vamos a definir”

El Antiguo Testamento fue escrito antes de su revelación; El Nuevo Testamento después de ella. B. B. Warfield nos dice que “La revelación misma no fue hecha en palabra, sino en hecho. Fue hecha en la encarnación de Dios el Hijo, y el derramamiento de Dios el Espíritu Santo. La relación de los dos Testamentos con esta revelación (La Trinidad) es en un caso, la preparación para ella, y en el otro, la del producto de ella.”(Warfield, 2000)

Hermanos y amigos la revelación misma está encarnada sólo en Cristo y en el Espíritu Santo. Esto es tanto como decir que la revelación de la Trinidad fue incidental y es el efecto inevitable de la realización de la redención. Fue en la venida del Hijo de Dios, en la semejanza de carne pecaminosa ofreciéndose a sí mismo como sacrificio por el pecado; Y en la venida del Espíritu Santo para condenar al mundo del pecado, de la justicia y del juicio, que la Trinidad fue revelada de una vez y por todas a los hombres.

La prueba de que Dios es Trino se suministra así por la revelación fundamental de la Trinidad, es decir, en la encarnación de Dios el Hijo y el derramamiento de Dios Espíritu Santo.

En una palabra, Jesucristo y el Espíritu Santo son la prueba fundamental de la doctrina de la Trinidad.

Así que los Apóstoles (Pedro y Juan) fueron Trinitarios experienciales, ellos vieron y vivieron la trinidad. Vieron al hijo, haciendo milagros entre ellos, y lo vieron glorificado, escucharon al Padre en el monte de la trasfiguración y ahora tienen al Dios el espíritu dentro de ellos.

Toda alma redimida, sabiéndose reconciliada con Dios por medio de Su Hijo, y vivificada en vida nueva por Su Espíritu, se vuelve igualmente a Padre, Hijo y Espíritu con la exclamación de reverente gratitud en sus labios: “¡Señor mío y Dios mío!”

 

Definición de la Trinidad.

Una de las muchas razones por las cuales yo soy un Cristiano Reformado, en específico un Bautista Reformado, es por la riqueza histórica y la profundidad doctrinal que podemos ver bellamente reflejada en sus confesiones de Fe. Al igual que con la Historia y la Teología, fluye en mi corazón un amor y un celo por nuestra Confesión de fe.

Y es precisamente en esta, donde encontramos una definición muy completa de lo que los cristianos entendemos por la doctrina de la Trinidad.

En este Ser divino e infinito hay tres subsistencias, el Padre, el Verbo o Hijo y el Espíritu Santo, de una sustancia, un poder y una eternidad, teniendo cada uno toda la esencia divina, pero la esencia indivisa: el Padre no es de nadie, ni por generación ni por procesión; el Hijo es engendrado eternamente del Padre, y el Espíritu Santo procede del Padre y del Hijo; todos ellos son infinitos, sin principio y, por tanto, son un solo Dios, que no ha de ser dividido en naturaleza y ser, sino, distinguido por varias propiedades relativas peculiares y relaciones personales; dicha doctrina de la Trinidad es el fundamento de toda nuestra comunión con Dios y nuestra consoladora dependencia de él.”

LBCF 1689 Capitulo 2, sesión 3

Ahora bien, para efectos de este mensaje, en esta tarde utilizaremos una definición más sencilla pero que está en plena concordancia con nuestra confesión de Fe:

“Dentro de un Ser que es Dios, existe eternamente tres personas iguales y coeternas, a saber, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo” (White, 1998).

De esta corta definición podemos sacar tres Puntos importantes. Y que son los fundamentos de esta Doctrina. Primero Dios es “uno”. Esta definición lo primero que establece acerca de Dios es que este es uno, único e indivisible, estableciendo así esta primera clausula el monoteísmo.

Segundo esta definición insiste que hay tres personas divinas. Fíjese que no estamos hablando de tres “Personas” en tres Personas” o tres “Seres” en tres “seres”.

Una de las acusaciones más comunes contra la doctrina de la trinidad, es que esta es una formulación ilógica y contradictoria. La que presenta a un ser, el que a su vez es tres, o una persona con tres personalidades.

Es por eso hermanos que es importante que tengamos bien claro la diferencia entre “Ser” y “Persona”. Y que no caigamos en errores de categorías y categorización.

Un Ser, se define como: “Cualquier cosa, animada o inanimada, material o inmaterial. Conjunto de las características constitutivas de las cosas, objetos o de las personas”, “La idea del ser se aplica a todo lo que de algún modo existe o puede existir”.(“being,” n.d.) (“Being – definition of being by The Free Dictionary,” n.d.) (“Ser,” n.d.)

Ahora en relación a “Persona” Las características de una persona, incluyen: Inteligencia, voluntad e individualidad.

Una roca es un “ser” pero no es una “Persona”, no tiene conciencia de sí mismo, no tiene voluntad ni inteligencia. Le puedes gritar todo lo que quieras, pero nunca le vas a herir los sentimientos.

En el caso de Dios, contrario a nosotros, este es un “Ser” Infinito y Eterno. Por lo tanto, su ser no tiene las limitaciones que el nuestro. Nosotros somos finitos y limitados, por esto es que nuestro ser se limita a una sola persona.

Con estos conceptos claros, podemos decir sin temor de errar o caer en categorías ilógicas, que nuestro Dios, es uno en “Ser”, en el cual subsisten tres Personas, co-iguales y eternas.

Dios es Uno en una Categoría (Ser) y Tres en otra Categoría (Persona)

Hermanos, cuando nos referimos a la Trinidad, estamos hablando de, Un ¿Qué? y tres ¿Quién?

El ¿Qué? Es el “Ser” de Dios su esencia, y los ¿Qué? Son Padre, Hijo y Espíritu.

El tercer punto es que, estas personas han existido eternamente en esta relación. Cada una de las personas se dice que son eternas, cada una co iguales. Cada una comparte completamente el ser de Dios. El Padre no es 1/3 de Dios, El Hijo 1/3 y el Espíritu el otro 1/3. Su relación es eterna.(White, 1998)

Fundamentos de la doctrina de la Trinidad.

Como acabamos de ver, La doctrina de la Trinidad se basa en tres fundamentos básicos, tres verdades y enseñanzas puramente bíblicas. Es por esto hermanos que yo creo y estoy completamente convencido de esta doctrina. Yo no creo en la Trinidad porque es una tradición, por su valor Histórico o porque así lo estableció un Concilio, o mi confesión de fe. Yo creo que esta Doctrina es cierta por que Las Escrituras, me llevan, me convencen y me obligan a creerlo.

Ahora hermanos y amigos, expongamos y ampliemos las verdades que cada uno de estos fundamentos nos dicen acerca de nuestro Dios. Y como buenos protestantes avallamos a las escrituras.

Fundamento I: Hay un solo Dios. Monoteísmo.

Es importante que tengamos muy claro, contrario a otras religiones paganas y pseudo cristianas como los mormones, quienes, dentro de sus enseñanzas, está la creencia de que Elohim (Dios) es uno entre los cientos de miles de dioses que existen. Los cristianos, creemos en un solo y único Dios verdadero el cual es simple e indivisible.

Deuteronomio 6:4-6

4.Escucha, oh Israel, el Señor es nuestro Dios, el Señor uno es.

5 Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu fuerza.

6 Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón;

Esto es lo que se conoce como el “Shema” y es la oración que todo buen judío decía tan pronto se levantaba.

 

Isaías 43:10

Vosotros sois mis testigos—declara el SEÑOR—

y mi siervo a quien he escogido, para que me conozcáis y creáis en mí,

y entendáis que yo soy Antes de mí no fue formado otro dios, ni después de mí lo

habrá., Yo, yo soy el SEÑOR,

Isaías 44:6-8

Así dice el SEÑOR, el Reya de Israel,

y su Redentor, el SEÑOR de los ejércitos:

“Yo soy el primero y yo soy el último,

y fuera de mí no hay Dios.

¿Y quién como yo? Que lo proclame y lo declare.

Sí, que en orden lo relate ante1 mí,

desde que establecí la antigua nación.

Que les anuncien las cosas venideras

y lo que va a acontecer.

“No tembléis ni temáis;

¿no os1 lo he hecho oír y lo he anunciado desde hace tiempo?

Vosotros sois mis testigos.

¿Hay otro dios fuera de mí,

o hay otra Roca?

No conozco ninguna.”

 

¡Definitivamente Dios es Uno!!

Fundamento II: Divinidad de las tres Personas

El segundo fundamento de la trinidad establece que las tres Personas de la trinidad no son seres divinos o altamente exaltados (como nos dicen los Testigos de Jehová) sino que las tres Personas Son, Dios, Yahweh como lo establece las escrituras.

Para efectos de este mensaje no tomare tiempo mostrando la Divinidad del Padre, pues es un punto que generalmente no es puesto en duda, así que daremos paso a probar la divinidad de Jesús.

Divinidad de Jesús

Como mencioné anteriormente, hace ya casi un año de que tuve la oportunidad de llevarles un mensaje en el cual hablamos y mostramos en detalle, lo que las escrituras hablan sobre Jesús y su divinidad.

La Divinidad de Jesús, no solo es puesta en duda y negada por grupos heréticos como los testigos de Jehová, quienes dicen que Jesús es un ser creado (arcángel Miguel) si no también por grupos liberales como los del “Jesus Seminary” y eruditos liberales como Barth Herman entre otros, quienes, sitúan en tiempo y adjudican la formulación de esta doctrina a la intervención del emperador Constantino, en el concilio de Nicena en el 325dc.

Hermanos y amigos les aseguro que esta Doctrina y dogma es una que precede por mucho el Concilio Ecuménico de Nicena y que ha sido una parte importante y clave del cristianismo desde sus comienzos, y no es producto de las confabulaciones de Constantino y los padres de la iglesia que estuvieron en el concilio.

Existen evidencia previa a este concilio, referente a la creencia de la divinidad de Jesús, diferentes sermones y cartas de los padres apostólicos (aquellos que fueron enseñados directamente por los apóstoles) y demás padres de la iglesia.

Como vemos en una de las cartas de San Ignacio a la iglesia en Roma en donde dice: “Le deseo abundancia de la felicidad irreprensible, en Jesucristo nuestro Dios” (Ignacio 30-107dc)

Otro ejemplo en donde encontramos un alto concepto Cristológico lo vemos en uno de los escritos de Mileto Obispo de Sardis, quien murió en el 180, muchas, muchas lunas antes del concilio de nicena. Enfatizando, como Juan, la unidad de Cristo y del Padre, este declara además que Cristo es a la vez Dios y un hombre perfecto.

“Tú no has sabido, oh Israel, que este fue el primogénito de Dios, que fue engendrado antes del sol, que hizo resplandecer la luz, que alumbró el día, que separó las tinieblas, que fijó los primeros cimientos, Que se apoderó de la tierra, que recogió el océano, que extendió el firmamento, que adornó el mundo.

Amargas eran tus uñas Israel, y afiladas; Amarga tu lengua, la que tú amaste; Amargado era Judas, a quien has contratado; Amargos tus falsos testigos, a los que despertaste; Amarga tu hiel, que preparaste; Amargo tu vinagre, el cual has hecho; Amargas tus manos, llenas de sangre.

Tú mataste a tu Señor, y Él fue levantado sobre el árbol; Y una inscripción fue fijada encima, para demostrar quién era, él que fue matado. ¿Y quién era? (Lo que no decimos es demasiado escandaloso para oír, y lo que diremos es muy espantoso: no obstante, obedezca y tiemble.) El Fue por causa la tierra tembló. El que colgó la tierra en el espacio fue ahorcado; El que fijó los cielos fue fijado con clavos; El que alzó la tierra fue llevado sobre un árbol; ¡El Señor de todos, fue sometido a la ignominia en un cuerpo desnudo-Dios puesto a la muerte! El rey de Israel muerto con la diestra de Israel. ¡Ay de la nueva perversidad del nuevo asesinato! El Señor fue expuesto con cuerpo desnudo: No se consideró digno ni de cubrirse; Y para no ser visto, las luminarias se volvieron, y el día se oscureció porque mataron a Dios, que colgaba desnudo en el árbol.” ( )

Hermanos y amigos como muy bien dije hace un momento la valides de la doctrina ortodoxa de la deidad de Jesús no depende, ni de Concilios, padres apostólicos, ni de Confesiones de Fe, ni otros documentos Teológicos. Mi Fe y Certeza en la Divinidad de Jesús está cimentada en la Palabra Inspirada de nuestro Dios que es Inerrante y perfecta.

La evidencia bíblica tanto directa como indirecta que respalda la Divinidad de Jesús es en extremo abundante, podríamos estar hablando por horas y días sobre esta. Pero esta tarde aremos un repaso sobre algunos de estos pasajes, en especial aquellos que de forma explícita y directa declaran la divinidad de nuestro señor Jesús.

Uno de mis Pasajes favoritos en donde podemos ver de forma clara donde se le atribuyen acciones y cualidades a Jesús que solo Yahweh, Dios, puede hacer, como bien los escritores del Nuevo Testamento aplican pasajes del Antiguo Testamento a Jesús.

Un ejemplo de esto lo vemos en los Salmos:

Salmos 102:25-27

Desde la antigüedad tú fundaste la tierra,

y los cielos son la obra de tus manos.

Ellos perecerán, pero tú permaneces;

y todos ellos como una vestidura se desgastarán,

como vestido los mudarás, y serán cambiados.

Pero tú eres el mismo,

y tus años no tendrán fin.

 

Aquí vemos en este salmo, en el cual se habla claramente de Dios, Jehová, Yahweh, sobre su poder como creador y su atributo de eternidad.

Ahora cuando vamos al libro de Hebreos, capitulo 1, en el versículo 8 vemos como el escritor de Hebreos utiliza este mismo pasaje en salmos para referirse a Jesús.

Otro ejemplo directo lo encontramos aquí en el libro de Juan, cuando Jesús se presenta a Tomás con su cuerpo resucitado.

 

 

Juan 20:28

Ocho días después, sus discípulos estaban otra vez dentro, y Tomás con ellos. Y estando las puertas cerradas, Jesús vino y se puso en medio de ellos, y dijo: Paz a vosotros. . Luego dijo a Tomás: Acerca aquí tu dedo, y mira mis manos; extiende aquí tu mano y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente. Respondió Tomás y le dijo: ¡Señor mío y Dios mío!

Los detractores de la divinidad de Jesús, dirían que esto es simplemente una expresión de asombro de Tomás … pero Hermanos y Amigos, una expresión como esa sería considerada como una falta al mandamiento, seria tomar el nombre de nuestro Dios en vano y ningún judío en ese tiempo, en su lugar haría eso.

Encontramos además en el Evangelio de Juan, múltiples ejemplos en los que se nos presenta claramente como Jesús es Dios, el Yahweh.

Mi ejemplo favorito lo encontramos en:

Juan 8:58 al 59

  1. Jesús les dijo: En verdad, en verdad os digo: antes que Abraham naciera, yo soy.
  2. Entonces tomaron piedras para tirárselas, pero Jesús se ocultó y salió del templo.

Aquí la reacción de estos judíos, luego de que Jesús le dice “Yo soy”, es lo más interesante. ¿Porque quisieron apedrearle? ¿Porque, los judíos ahí presentes, muchos maestros de la ley, se encolerizaron de tal forma que querían matar a Jesús? Es por que estos entendían claramente lo que Jesús estaba diciendo cuando él dijo “Yo Soy”. Este Yo Soy, en la traducción griega del Antiguo Testamento, la Septuaginta, que era por decir así, la traducción más utilizada por el pueblo, por los mismos Apóstoles y el mismo Jesús en ese tiempo.

“Yo Soy” en griego es el “ego eimi” que está en extrema relación con el nombre con que Dios se identifica en Éxodos 3:14 “YO SOY EL QUE SOY”, YHWH. Así que Jesús les estaba diciendo no solo que este era eterno, sino que además él es DIOS.

Otro ejemplo en el que vemos la Utilización del YO SOY lo encontramos también en el evangelio de Juan

Juan 18:3-6

Entonces Judas, tomando la cohorte romana, y a varios alguaciles de los principales sacerdotes y de los fariseos, fue allá con linternas, antorchas y armas. Jesús, pues, sabiendo todo lo que le iba a sobrevenir, salió y les dijo: ¿A quién buscáis? Ellos le respondieron: A Jesús el Nazareno. Él les dijo: Yo soy. Y Judas, el que le entregaba, estaba con ellos. Y cuando Él les dijo: Yo soy, retrocedieron y cayeron a tierra.

 

Vemos además otros ejemplos en los cuales Los escritores del Nuevo Testamento afirman la Divinidad de Jesús.

Romanos 9:5 de quienes son los patriarcas, y de quienes, según la carne, procede el

Cristo, el cual está sobre todas las cosas, Dios bendito por los siglos. Amén.

Tito 2:13— 13 aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación de la gloria

de nuestro gran Dios y Salvador Cristo Jesús,

2 Pedro 1:1— 1 Simón Pedro, siervo y apóstol de Jesucristo, a los que han recibido una fe como la nuestra, mediante la justicia de nuestro Dios y Salvador, Jesucristo

 

Hermanos y amigos, La igualdad e identidad de Jesucristo como Dios está claramente expresada en el Nuevo Testamento, y también está implícita en su palabras y acciones. Las evidencias de su Divinidad son en extremo muchas, pues las escrituras lo presentan a él como Juez, como Salvador, como Señor (Kurios), como creador. Su divinidad fue reconocida en esta tierra por sus discípulos, por los demonios y el centurión en la Cruz. Fue adorado como Dios, el precede la creación y es eterno. Él es la manifestación de la Gloria de Dios. Con sus acciones confirmaba su divinidad, perdonando pecados con autoridad y resucitando el, de entre los muertos.

Divinidad del Espíritu Santo

El pasado Domingo, tuve la oportunidad de mostrar a través de las escrituras que el Espíritu Santo, no es solo un poder impersonal o abstracto, sino una persona real, que puede experimentar emoción y dolor, con Inteligencia, sabiduría y voluntad.

Mostramos además que el Espíritu Santo posee los atributos de Dios, atributos que sólo el posee y que en teología se le conoce como los atributos incomunicables: vimos su omnipresencia, su omnisciencia, su Omnipotencia, su eternidad y santidad.

Pudimos ver como Él es identificado en las escrituras con la persona y las actividades divinas, en donde como Espíritu Santo y Dios se usan indistintamente y es llamado el SEÑOR. Vimos cómo es llamado: El Espíritu de Dios, El Espíritu del Señor (Yahweh), El Espíritu de Cristo.

Y vimos como este estaba involucrado en la actividad creativa, junto al Padre y el Verbo, creando con su aliento, dando vida en el génesis y sustentándola.

El Espíritu de Dios trabaja para traer el regalo de nuevo nacimiento y renovación a aquellos que han sido llamados a la fe. Así que tanto el nacimiento natural, como el nuevo nacimiento todo son resultado de la operación y el trabajo del Espíritu Santo.

 

Fundamento III: Las tres Personas Son Co-Iguales y Coeternas.

La Biblia es clara en su distinción de las tres personas divinas, Padre, Hijo y Espíritu Santo. Nunca la palabra presenta al Padre como el Hijo, al Hijo como el Padre o al Espíritu Santo como el Padre. La Biblia enseña que el padre existe eternamente como una persona divina de la misma manera lo hace con el hijo y con el espíritu Santo.

Eternidad del Hijo

La preexistencia y eternidad de la persona del hijo lo podemos ver en los siguientes pasajes.

Juan 1:1

En el principio existía el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios.

El verbo, no entra en existencia en “el principio”, sino que ya existía cuando comienzo “el principio”. El verbo es eterno, pero él no era el único en la eternidad pasada. Estaba con Dios.

Juan 17: 5

Y ahora, glorifícame tú, Padrea, junto a ti, con la gloria que tenía contigo antes que el mundo existiera.

Este es otro ejemplo donde se nos muestra su pre existencia y eternidad (meditemos y pensemos si esto lo pudiera haber dicho una mera criatura)

Filipenses 5:2 -11

Haya, pues, en vosotros esta actitud que hubo también en Cristo Jesús,

el cual, aunque existía en forma de Diosa, no consideró el ser igual a Dios como algo a qué aferrarse

El “Carmen Cristi”, El himno de Cristo como Dios

Vemos aquí la referencia a la exhibición externa de la sustancia divina, es decir, la divinidad del Cristo preexistente en la exhibición de su gloria como a imagen del Padre. Pablo nos dice que Él (eternamente) existió en la forma de Dios, no “consideraba la igualdad con Dios algo que debía ser comprendido.” Aquí Pablo está hablando de la divinidad plena, un estatus de igual poder y gloria con Dios.

 

Eternidad del Espíritu Santo

Él Espíritu es eterno

Hebreos 9:14— ¿cuánto más la sangre de Cristo, el cual por el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, purificará vuestra conciencia de obras muertas para servir al Dios vivo?

John 14:16— 16 Y yo rogaré al Padre, y Él os dará otro Consolador para que esté con vosotros para siempre;

La prueba máxima de la individualidad de las personas:

Mateo 3:16-17

Después de ser bautizado, Jesús salió del agua inmediatamente; y he aquí, los cielos se abrieron, y él vio al Espíritu de Dios que descendía como una paloma y venía sobre El. Y he aquí, se oyó una voz de los cielos que decía: Este es mi Hijo amado en quien me he complacido.

Vemos en este pasaje las tres personas, en acción.

 

Conclusión

Hermanos y amigos como hemos podido ver, en este corto recorrido por las escrituras, La doctrina Ortodoxa de la Trinidad es una en la cual su verdad no solo es sobre entendida por los cristianos del primer siglo y subsiguientes generaciones. No es solo atestada por la rica tradición, e historia de nuestra Iglesia y sus formulaciones Teológicas, sino que también hermanos, esta descansa en la revelación escrita de nuestro Dios.

¿Puede ser que te preguntes cuál es la importancia de conocer, entender y hasta defender esta vieja y complicada doctrina? ¿Qué relevancia tiene está en la vida de la iglesia en la actualidad? Y ¿Qué importancia tiene esta para mi vida?

Bueno, puedo empezar diciéndote que el pasaje que leímos al principio Jesús Nos dice que “Amaras al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente”. ahora te pregunto cómo podemos amar a Dios con toda nuestra mente, si no le conocemos. Esta Doctrina, aunque es un misterio, Dios en su soberanía nos ha dado la suficiente y necesaria revelación para poder entenderle y poder conocerle. Es por eso que es importante el que busquemos cada día más el aprender más de él, de su carácter, de sus atributos.

Adoración

La verdadera adoración cristiana se basa en la verdad cristiana. Tenemos que tener conocimiento de nuestro Dios para adorarlo correctamente. Si tenemos un conocimiento defectuoso, o peor aún, si tenemos información errónea y hemos sido engañados, nuestra adoración es disminuida (debido a la simple ignorancia), o es completamente inválida, como la adoración de ídolos y falsos dioses.(White, 1998)

Ahora. no estoy diciendo que tenemos que tener un conocimiento perfecto de Dios, eso nadie lo tiene. Pero nuestro deseo debe ser el crecer en gracia y conocimiento de dios, y debemos siempre recordad que Jesús nos enseñó que la vida eterna era de aquellos quienes conocen al único Dios verdadero. El conocimiento No nos salva. esto es un error del gnosticismo) pero la verdadera adoración no existe sin conocimiento.

El Evangelio

El evangelio es el medio por el cual el Padre, en eterno amor y misericordia, salva al hombre a través del trabajo y obra redentora del Hijo, Jesús Cristo, y los atrae a él por el poder y la regeneración del espíritu Santo.

El evangelio como es proclamado en las escrituras es trinitario. Sacas al Padre y No hay evangelio. Remueves al Hijo, y evangelio cesa de existir, Remueves al espíritu del evangelio y este no tendrá existencia. No se puede separar la obra del Trino Dios en la salvación, de la Verdad de la Trinidad misma.(White, 1998)

Sino mire, al evangelio presentado, por los grupos que niegan la trinidad, encontraras erro y perversión en cada uno de ellos ¿por qué? Porque el verdadero Evangelio tiene que estar basado el trabajo del único y verdadero trino Dios.

Amigos y hermanos, Dice la Palabra que Todos algún día daremos cuenta a Dios, estaremos delante de su presencia y como muy bien dice nuestro pastor algunos lo tendremos a él como Padre y obtendremos misericordia y Otros como Juez y obtendrán justicia. Y amigos usted no quiere la justicia de Dios.

Amigos aún tienen esperanza, Nuestro Trino Dios, Nuestro Dios y Señor Jesús, les brinda una oportunidad. Jesús dijo: “Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.” Y Él nos dice, “Venid a mí todos ustedes que están cansados y cargados, y yo os tomaré y os tomaré a mí mismo Llevad mi yugo sobre vosotros. Y aprended de mí que soy manso y humilde de corazón y hallaréis descanso para vuestras almas. Porque mi carga es suave y mi yugo es la Luz”.

Ven a Cristo.

Cesar Rivera Cruzado.

Bibliografía y Recursos Consultados

Bavinck, H. (n.d.). Holy Trinity. In Reformed Dogmatics (Vol. 2, pp. 261–322).

being. (n.d.). The Free Dictionary.

Being – definition of being by The Free Dictionary. (n.d.). Retrieved June 15, 2017, from http://www.thefreedictionary.com/being

De Young, K. (2017, June 8). The Most Important Christian Doctrine You Don’t Think About. Retrieved June 8, 2017, from https://www.thegospelcoalition.org/article/the-most-important-christian-doctrine-you-dont-think-about

Horton, M. (2017). Rediscovering the Holy Spirit (1rst ed.). Michigan: Zondervan.

Ser. (n.d.). Retrieved June 16, 2017, from http://es.thefreedictionary.com/SER

Smeaton, G. (2016a). Historical Survey of the Doctrine of the Holy Spirit. In The Doctrine of the Holy Spirit (pp. 269–318). P.A.: The Banner of Truth Trust.

Smeaton, G. (2016b). The Doctrine of the Holy Spirit. P.A.: The Banner of Truth Trust.

Sproul, R. C. (1990). The Mystery of the Holy Spirit. Tyndale House Publisher.

Sproul, R. C. (n.d.). The Mistery of the Holy Spirit.

Turretin, F. (1990). The Holy Spirit. In Institutes of Elenctic Theology (Vol. 1, pp. 303–310).

Warfield, B. B. (2000). The Trinity. In The Works of Benjamine B. Warfield Volume 2 (Vol. 2, p. 133). Baker Book House.

Watson, T. (2003). The Trinity. In A Body of Divinity (p. 109). P.A.: The Banner of Truth Trust.

White, J. (1998). The Forgotten Trinity. Bethany House Publishers.

White, J. (n.d.-a). 1} The Trinity Defended #1. Retrieved from http://www.sermonaudio.com/sermoninfo.asp?m=t&s=2811342570

White, J. (n.d.-b). 2} The Trinity Defended #2. Retrieved from http://www.sermonaudio.com/sermoninfo.asp?m=t&s=2811347432

White, J. (n.d.-c). Basic Training for Sharing the Trinity and Listening for Presuppositions. Retrieved from http://www.sermonaudio.com/sermoninfo.asp?m=t&s=9951915235670

White, J. (n.d.-d). Exposing False Attacks Upon the Trinity. Retrieved from http://www.sermonaudio.com/sermoninfo.asp?m=t&s=8516184095

White, J. (n.d.-e). How Biblical is the Trinity? (White vs Sabin). Retrieved from http://www.sermonaudio.com/sermoninfo.asp?m=t&s=721152322383

White, J. (n.d.-f). The Forgotten Trinity, the Deity of Christ, and Jehovah’s Witnesses. Retrieved from http://www.sermonaudio.com/sermoninfo.asp?m=t&s=99519152354400

 

Anuncios

La Persona del Espíritu Santo su función en la Creación y Redención.

Texto

Juan 14:15-25

La promesa del Espíritu Santo

15 Si me amáis, guardaréis mis mandamientos. 16 Y yo rogaré al Padre, y El os dará otro Consolador para que esté con vosotros para siempre; 17 es decir, el Espíritu de verdad, a quien el mundo no puede recibir, porque ni le ve ni le conoce, pero vosotros sí le conocéis porque mora con vosotros y estará en vosotros. 18 No os dejaré huérfanos; vendré a vosotros.

19 Un poco más de tiempo y el mundo no me verá más, pero vosotros me veréis; porque yo vivo, vosotros también viviréis. 20 En ese día conoceréis que yo estoy en mi Padre, y vosotros en mí, y yo en vosotros. 21 El que tiene mis mandamientos y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ama será amado por mi Padre; y yo lo amaré y me manifestaré a él.

22 Judas (no el Iscariote) le dijo*: Señor, ¿y qué ha pasado que te vas a manifestar a nosotros y no al mundo? 23 Jesús respondió, y le dijo: Si alguno me ama, guardará mi palabra; y mi Padre lo amará, y vendremos a él, y haremos con él morada. 24 El que no me ama, no guarda mis palabras; y la palabra que oís no es mía, sino del Padre que me envió.

25 Estas cosas os he dicho estando con vosotros. 26 Pero el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, El os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que os he dicho.

 

Hermanos que la paz de nuestro Trino Dios este con ustedes en esta tarde.

Antes de comenzar quisiera agradecer a nuestro pastor Kevin William por darme la oportunidad de nuevamente estar en este pulpito frente a ustedes, que son el cuerpo de Dios, para exponer su palabra.

Ahora les pido que por un momento me acompañen a evaluar y reflexionar sobre estos dos eventos.

El primero, imagine que estamos en una campaña evangelística en una iglesia en Centroamérica, la cual se encuentra celebrando su aniversario número 13. El pastor a cargo del mensaje esa noche, se encuentra en la tarima haciendo alarde de la unción del espíritu santo y como este, se estará derramando esta noche. Luego de varios minutos una pareja pasa al frente respondiendo al llamado de este pastor. Luego de darle palabra de parte de Dios, sobre la bendición y unción que se derramará sobre ellos, este se acerca y desde lo alto de la tarima, con la punta del zapato le da un toque en la cabeza a la joven, (a la misma ves que la amonesta sobre el uso de maquillaje), y la joven comienza a temblar y a moverse, ahora se dirige al caballero junto a ella y le dice que se prepare para recibir, “te va a caer el espíritu de poder” le dice y cuenta, “1,2,3” y grita ¡callooo! A la misma vez que le vacía de varios tiros su botella de agua, acompañado de un empujón con la punta del zapato, para lograr así que este caiga hacia atrás para aumentar el dramatismo.

No conforme con vaciarle la botella de agua, al ver que este no se desmalla le avienta con la botella vacía. Luego de varios minutos un grupo de caballeros pasan al frente para recibir esa “lluvia de bendición”, entonces el pastor, vaciándole de varios tiros otra botella de agua acompañadas de pataditas ocasionales, estos comienzan a dar brincos y vueltas alrededor de la tarima hasta que caen al suelo. Hermanos este espectáculo se repite una y otra vez hasta que, al acabarse las botellas de agua, uno de los secuaces de este individuo o como bien diría nuestro pastor Kevin este “Charlatán”, se le ocurre la brillante idea de darle una manguera, con la que este comienza a mojar directamente, no solo a los caballeros que se encontraban sino también a varias damas, a las que él particularmente mandó a llamar al frente.

Y como si esto fuera poco, manda a llamar a los niños presentes para que pasen al frente a recibir “la unción de lo alto”, “la unción del espíritu” y de forma sádica este los moja gritándole que ahora serian “llenos del Espíritu Santo y que él le estaba derramando su unción” (LA MANGUERA “UNGIDA,” 2013)

Esa noche para aquellos que presenciaron tal espectáculo, el Espíritu Santo estuvo presente, y tristemente para aquellos niños, El espíritu Santo es sinónimo de botellazos, patadas y manguerazos.

Ahora Hermanos, nos trasladamos esta ves a una iglesia en Argentina, en la cual, a la hora de recoger los diezmos y ofrendas el pastor, quien hace varios años que pasó ya los 50, decide que, para animar a la feligresía, va a rifar o sortear su camisa “ungida”, a lo que los feligreses presentes en su gran mayoría mujeres adultas, responden muy contentas y alborotadas. El individuo entonces procede de manera poco pudorosa a quitarse su camisa enfrente de todos, en pleno “altar”, mostrando así su cuerpo de mucho churrasco y poco ejercicio.

Si este acto les resulta, repugnante, para mí lo más preocupante es la reacción de las damas y de algunos caballeros presentes, quienes se aferraban desesperados a la camisa de este “lobo”, como si el tocarla y besarla les llenaría de salud y “unción”. (Falsas Realidades, 2015)

Al igual que en el ejemplo pasado, para aquellos que estaban allí presentes, en aquella tarima o como ellos llaman “altar”, se estaba presenciando una manifestación del Espíritu Santo, por parte de un “hombre de Dios: lleno de “Unción de lo alto”.

Como estos ejemplos hay muchos, diría yo que demasiados, algunos casos más grotescos y aberrantes y otros no tanto, pero en todos vemos cómo se reclama y afirma categóricamente que son “manifestaciones del Espíritu Santo”. Y tristemente de alguna manera nos muestra como un gran sector dentro del cristianismo ve y entiende como es el Espíritu Santo y las características de este

¿Pero realmente es este el Espíritu Santo?

Hermanos el mensaje de hoy se titula La Persona del Espíritu Santo y su función en la Creación y Redención. Y con este busco explorar que nos dice la palabra de nuestro Trino Dios acerca del Espíritu Santo, quien es realmente El y cuál es su obra.

Para algunos grupos seudo-cristianos y heréticos como los Testigos de Jehová, el Espíritu Santo, es el “poder de Dios en acción”, una “Fuerza activa” e impersonal, como por ejemplo el agua, el viento o la electricidad (“What Is the Holy Spirit?,” n.d.)

Para los mormones el Espíritu Santo es un “personaje”, un “hombre espíritu”, uno de los hijos de Dios Padre” como Jesús (McConkie, n.d.)

Para otros grupos de herejes como los Pentecostales Unitarios, es sola mente una manifestación o modalidad. Ellos afirman que “Dios se reveló como Padre en el Antiguo Testamento, como el Hijo en Jesús durante el ministerio de Cristo en la tierra y ahora como el Espíritu Santo después de la ascensión de Cristo”(Slick, n.d.)

Para los musulmanes este es el arcángel Gabriel. (“What is the role of the Holy Spirit in Islam? Why can’t we call it GOD?,” n.d.)

Y curiosamente para los judíos, en su religión, el Espíritu Santo no es considerado como una entidad personal, separada de Dios, sino más bien como una característica de Él, como el sentido de Humor. (Danan, n.d.) (me pregunto si estos grupos de cristianos mesiánicos carismáticos, que tienen una fijación con las enseñanzas hebreas y talmúdicas, tienen alguna idea de esto)

Ahora bien, como mencione anteriormente mi intención con este mensaje es presentarles, quien nos dice la palabra, que es la Tercera persona de la Trinidad.

Podemos afirmar con seguridad que el Espíritu Santo, contrario a lo manifestado por los grupos heréticos, que mencione hace un momento, este, es una Persona y es Divina. Y este es el primer punto que discutiré a continuación.

 

La Persona del Espíritu Santo y su Divinidad

 

Desde muy temprano, en la historia de la iglesia, podemos ver la influencia y los ataques del enemigo en contra de esta, a manos de agentes detractores del cristianismo, quienes queriendo sincretizar sus creencias paganas con las enseñanzas bíblicas, comenzaron a atacar y adulterarla fe desde adentro.

Es por eso que en los primeros 3 a 4 siglos de historia vemos los brotes de creencias y posturas heréticas las que posteriormente serán regurgitadas una y otra vez por los herejes de turno. Como alguien dijo una vez: “no hay herejías nuevas

A principio, los ataques provenientes fuera de la iglesia eran dirigidos a la existencia del Dios de la Biblia y su supremacía sobre los demás dioses. Dentro de las filas de la iglesia esencialmente los ataques fueron hacia a la doctrina de Dios y su carácter y como este es presentado en las escrituras. Enfocándose en negar primeramente el carácter divino de Jesús y su relación trinitaria. Más adelante es el turno del Espíritu Santo, y lo primero que se cuestiona es su hipostasis en referencia la trinidad, puesto de otra forma se cuestiona si este es realmente una persona y no meramente una fuerza o energía.

Las características de una persona, incluyen: Inteligencia, voluntad e individualidad. Ninguna fuerza impersonal o abstracta puede tener la “intención” de hacer algo.

La palabra de Dios es clara cuando habla acerca del espíritu santo, y esta establece que el Espíritu Santo no es un poder impersonal, sino una persona real con una propia personalidad.

Encontramos en las escrituras ejemplos de cómo el Espíritu puede experimentar emoción y dolor.

Ephesians 4:30 — 30 Y no entristezcáis al Espíritu Santo de Dios, por el cual fuisteis sellados para el día de la redención.

Isaiah 63:10 — 10 Mas ellos se rebelaron y contristaron su santo Espíritu; por lo cual El se convirtió en su enemigo y peleó contra ellos.

El Espíritu es sabio

Isaiah 11:2 — 2 Y reposará sobre El el Espíritu del Señor, espíritu de sabiduría y de inteligencia, espíritu de consejo y de poder, espíritu de conocimiento y de temor del Señor.

John 14:26 — 26 Pero el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, El os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que os he dicho.

 

Ejemplos de las acciones del Espíritu Santo y como este actúa con voluntad

Él enseña:

Luke 12:12 — 12 porque el Espíritu Santo en esa misma hora os enseñará lo que debéis decir.

1 Corinthians 2:13 — 13 de lo cual también hablamos, no con palabras enseñadas por sabiduría humana, sino con las enseñadas por el Espíritu, combinando pensamientos espirituales con palabras espirituales.

El intercede

Romans 8:26— 26 Y de la misma manera, también el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; porque no sabemos orar como debiéramos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles;

 

 

 

El Advierte

Acts 20:23 — 23 salvo que el Espíritu Santo solemnemente me da testimonio en cada ciudad, diciendo que me esperan cadenas y aflicciones.

Él habla:

2 Samuel 23:2 — 2 El Espíritu del Señor habló por mí, y su palabra estuvo en mi lengua.

Acts 8:29— 29 Y el Espíritu dijo a Felipe: Ve y júntate a ese carruaje.

Acts 11:12— 12 Y el Espíritu me dijo que fuera con ellos sin dudar. Estos seis hermanos fueron también conmigo y entramos en la casa de aquel hombre,

 

Hermanos, pudimos ver cómo, en esta corta lista de versículos se establece claramente el carácter Personal del Espíritu, callando así los reclamos de aquellos grupos heréticos que pretenden relegar a la Tercera Persona de la Trinidad, como una simple fuerza o mera manifestación de Dios.

Así que hermanos cuando hablamos del Espíritu Santo no hablamos de un “que” si no de un “quién”.

Divinidad del Espíritu Santo

Ahora el otro ataque que sigue al de la Persona del Espíritu, es sobre la Divinidad del Espíritu Santo. Pero como veremos a continuación, la palabra de Dios nos muestra que los atributos y actividades del Espíritu Santo son siempre los de Dios. Los títulos usados por el Espíritu Santo lo identifican como parte de la naturaleza trina del ser divino.

El Espíritu Santo posee los atributos de Dios, atributos que sólo el posee y que en teología se le conoce como los atributos incomunicables.

Está presente en todas partes “omnipresencia”

Psalm 139:7–8— 7 ¿Adónde me iré de tu Espíritu, o adónde huiré de tu presencia? 8 Si subo a los cielos, he aquí, allí estás tú; si en el Seol preparo mi lecho, allí estás tú.

John 14:17 — 17 es decir, el Espíritu de verdad, a quien el mundo no puede recibir, porque ni le ve ni le conoce, pero vosotros sí le conocéis porque mora con vosotros y estará en vosotros.

 

Él sabe todas las cosas “omnisciencia”

 

Isaiah 40:13— 13 ¿Quién guió al Espíritu del Señor, o como consejero suyo le enseñó?

1 Corinthians 2:10–11— 10 Pero Dios nos las reveló por medio del Espíritu, porque el Espíritu todo lo escudriña, aun las profundidades de Dios. 11 Porque entre los hombres, ¿quién conoce los pensamientos de un hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Asimismo, nadie conoce los pensamientos de Dios, sino el Espíritu de Dios.

 

Tiene poder infinito al igual que Dios “omnipotencia”

Zechariah 4:6— 6 Continuó él, y me dijo: Esta es la palabra del Señor a Zorobabel: “No por el poder ni por la fuerza, sino por mi Espíritu”—dice el Señor de los ejércitos.

Luke 1:35 — 35 Respondiendo el ángel, le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso lo santo que nacerá será llamado Hijo de Dios.

Él es eterno

Hebrews 9:14— 14 ¿cuánto más la sangre de Cristo, el cual por el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, purificará vuestra conciencia de obras muertas para servir al Dios vivo?

John 14:16— 16 Y yo rogaré al Padre, y El os dará otro Consolador para que esté con vosotros para siempre;

Él es santo

Romans 1:4— 4 y que fue declarado Hijo de Dios con poder, conforme al Espíritu de santidad, por la resurrección de entre los muertos: nuestro Señor Jesucristo,

 

El Espíritu Santo se identifica con la persona y la actividad de la Divinidad: vemos como “Espíritu Santo” y “Dios” se usan indistintamente

Acts 5:3–4— 3 Mas Pedro dijo: Ananías, ¿por qué ha llenado Satanás tu corazón para mentir al Espíritu Santo, y quedarte con parte del precio del terreno? 4 Mientras estaba sin venderse, ¿no te pertenecía? Y después de vendida, ¿no estaba bajo tu poder? ¿Por qué concebiste este asunto en tu corazón? No has mentido a los hombres sino a Dios.

1 Corinthians 3:16— 16 ¿No sabéis que sois templo de Dios y que el Espíritu de Dios habita en vosotros?

 

El Espíritu es llamado “Señor”

2 Corinthians 3:17–18— 17 Ahora bien, el Señor es el Espíritu; y donde está el Espíritu del Señor, hay libertad. 18 Pero nosotros todos, con el rostro descubierto, contemplando como en un espejo la gloria del Señor, estamos siendo transformados en la misma imagen de gloria en gloria, como por el Señor, el Espíritu.

 

El Espíritu es identificado y presentado en comunión con el Padre y el Hijo

En la Gran comisión.

Matthew 28:19–20— 19 Id, pues, y haced discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, 20 enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado; y he aquí, yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo.

Esto es una muestra de la Divinidad de ambas personas.

Benedicción

2 Corinthians 13:14— 14 La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios y la comunión del Espíritu Santo sean con todos vosotros.

 

El Espíritu Santo recibe títulos divinos

 

El Espíritu de Dios

 

2 Chronicles 15:1— 1 Y el Espíritu de Dios vino sobre Azarías, hijo de Oded,

Exodus 31:3— 3 Y lo he llenado del Espíritu de Dios en sabiduría, en inteligencia, en conocimiento y en toda clase de arte,

 

El Espíritu del Señor (Yahweh)

 

Judges 3:10— 10 Y vino sobre él el Espíritu del Señor, y juzgó a Israel. Cuando salió a la guerra, el Señor entregó en su mano a Cusán-risataim, rey de Mesopotamia, y su poder prevaleció sobre Cusán-risataim.

Isaiah 61:1— 1 El Espíritu del Señor Dios está sobre mí, porque me ha ungido el Señor para traer buenas nuevas a los afligidos; me ha enviado para vendar a los quebrantados de corazón, para proclamar libertad a los cautivos y liberación a los prisioneros;

 

El Espíritu de Cristo

Romans 8:9— 9 Sin embargo, vosotros no estáis en la carne sino en el Espíritu, si en verdad el Espíritu de Dios habita en vosotros. Pero si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, el tal no es de Él.

Galatians 4:6— 6 Y porque sois hijos, Dios ha enviado el Espíritu de su Hijo a nuestros corazones, clamando: ¡Abba! ¡Padre!

 

Es posible blasfemar al Espíritu

Matthew 12:32— 32 Y a cualquiera que diga una palabra contra el Hijo del Hombre, se le perdonará; pero al que hable contra el Espíritu Santo, no se le perdonará ni en este siglo ni en el venidero.

Mark 3:29— 29 pero cualquiera que blasfeme contra el Espíritu Santo no tiene jamás perdón, sino que es culpable de pecado eterno.

Luke 12:10— 10 Y a todo el que diga una palabra contra el Hijo del Hombre, se le perdonará; pero al que blasfeme contra el Espíritu Santo, no se le perdonará.

 

Hermanos hemos podido ver claramente en este corto recorrido por la palabra de nuestro Dios, que el Espíritu Santo es una persona distinta (pero no Dividida), dentro de la Trinidad, que cuenta con características personales y actitudes que sólo una persona posee y puede realizar.

Pudimos ver además que este es sin duda alguna, Dios. Vimos como este no solo puede hacer las cosas que únicamente Dios puede hacer, si no que este es identificado en las escrituras como Dios.

 

El Espíritu Santo en la creación y como dador de vida.

Ahora exploremos otro aspecto de El Espíritu Santo y veamos como este, estuvo activo junto con el Padre y el Verbo en la creación. Él es el poder activo de Dios presente en la creación.

 

El Espíritu Santo está involucrado en la actividad creativa

 

Genesis 1:2 (LBLA) — 2 Y la tierra estaba sin orden y vacía, y las tinieblas cubrían la superficie del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la superficie de las aguas.

Algo muy interesante sobre este pasaje que la palabra utilizada para “movia” se pude traducir como empollar (Brown, Driver, & Briggs, 1977), como la gallina empolla a los huevos y posterior mente a sus polluelos, como el ave que con sus alas cuida, además da también la idea de fertilizar, nutrir, veremos esta imagen repetida más adelante en la concepción de Jesús.

 

Él crea

Psalm 104:30— 30 Envías tu Espíritu, son creados, y renuevas la faz de la tierra.

Job 33:4 — 4 El Espíritu de Dios me ha hecho, y el aliento del Todopoderoso me da vida.

 

La palabra traducida “aliento” es la misma palabra que se usa para “Espíritu”.

Job 26:13 — 13 Con su soplo se limpian los cielos; su mano ha traspasado la serpiente huidiza.

Psalm 33:6— 6 Por la palabra del Señor fueron hechos los cielos, y todo su ejército por el aliento de su boca

 

Espíritu Santo el dador de vida

A través del Espíritu Santo, Dios da a luz y apoya la vida natural y espiritual. Por esta razón, la Escritura compara al Espíritu Santo con el agua vivificante.

 

El da vida

Job 33:4— 4 El Espíritu de Dios me ha hecho, y el aliento del Todopoderoso me da vida.

Ezekiel 37:14— 14 ‘Pondré mi Espíritu en vosotros, y viviréis, y os pondré en vuestra tierra. Entonces sabréis que yo, el Señor, he hablado y lo he hecho’—declara el Señor.”

Genesis 2:7— 7 Entonces el Señor Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz el aliento de vida; y fue el hombre un ser viviente.

Romans 8:11— 11 Pero si el Espíritu de aquel que resucitó a Jesús de entre los muertos habita en vosotros, el mismo que resucitó a Cristo Jesús de entre los muertos, también dará vida a vuestros cuerpos mortales por medio de su Espíritu que habita en vosotros.

 

El Espíritu Santo es el dador de vida en la concepción de Jesucristo

Matthew 1:18— 18 Y el nacimiento de Jesucristo fue como sigue. Estando su madre María desposada con José, antes de que se consumara el matrimonio, se halló que había concebido por obra del Espíritu Santo.

Luke 1:35 — 35 Respondiendo el ángel, le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso lo santo que nacerá será llamado Hijo de Dios.

 

El Espíritu Santo da vida de resurrección a Jesucristo

1 Peter 3:18 — 18 Porque también Cristo murió por los pecados una sola vez, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios, muerto en la carne, pero vivificado en el espíritu;

Romans 1:4— 4 y que fue declarado Hijo de Dios con poder, conforme al Espíritu de santidad, por la resurrección de entre los muertos: nuestro Señor Jesucristo,

 

El Espíritu Santo trae nueva vida espiritual

John 3:5— 5 Jesús respondió: En verdad, en verdad te digo que el que no nace de agua y del Espíritu no puede entrar en el reino de Dios.

John 6:63— 63 El Espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha; las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida.

 

El Espíritu Santo es descrito como agua vivificante

Realmente el agua es vida, nosotros estamos compuestos de cerca de un 70% de agua y nuestro planeta está también está compuesto de un poco más de 70% agua (LaRC, 2007). de ahí el simbolismo y relación del agua con la vida y el espíritu, no tanto el agua con el bautismo como algunos grupos mal interpretan. de ahí las imágenes constantes de agua (Espíritu) y que nos limpieza (da vida).

 

John 7:37–39 — 37 Y en el último día, el gran día de la fiesta, Jesús puesto en pie, exclamó en alta voz, diciendo: Si alguno tiene sed, que venga a mí y beba. 38 El que cree en mí, como ha dicho la Escritura: “De lo más profundo de su ser brotarán ríos de agua viva.” 39 Pero El decía esto del Espíritu, que los que habían creído en El habían de recibir; porque el Espíritu no había sido dado todavía, pues Jesús aún no había sido glorificado.

Isaiah 32:15 — 15 hasta que se derrame (alusión aquí al agua) sobre nosotros el Espíritu desde lo alto, el desierto se convierta en campo fértil y el campo fértil sea considerado como bosque.

Isaiah 44:3–4— 3 “Porque derramaré agua sobre la tierra sedienta, y torrentes sobre la tierra seca; derramaré mi Espíritu sobre tu posteridad, y mi bendición sobre tus descendientes. 4 “Ellos brotarán entre la hierba como sauces junto a corrientes de agua.”

Ezekiel 36:25–27— 25 ‘Entonces os rociaré con agua limpia y quedaréis limpios; de todas vuestras inmundicias y de todos vuestros ídolos os limpiaré. 26 ‘Además, os daré un corazón nuevo y pondré un espíritu nuevo dentro de vosotros; quitaré de vuestra carne el corazón de piedra y os daré un corazón de carne. 27 ‘Pondré dentro de vosotros mi espíritu y haré que andéis en mis estatutos, y que cumpláis cuidadosamente mis ordenanzas.

John 4:10— 10 Respondió Jesús y le dijo: Si tú conocieras el don de Dios, y quién es el que te dice: “Dame de beber”, tú le habrías pedido a El, y El te hubiera dado agua viva.

John 4:14— 14 pero el que beba del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás, sino que el agua que yo le daré se convertirá en él en una fuente de agua que brota para vida eterna.

 

Espíritu Santo y la regeneración

El Espíritu de Dios trabaja para traer el regalo de nuevo nacimiento y renovación a aquellos que han sido llamados a la fe. Podemos ver cómo tanto el nacimiento natural, como el nuevo nacimiento todo son resultado de la operación y el trabajo del Espíritu Santo. Así que nacer de nuevo es experimentar un nuevo Génesis.

La obra del Espíritu Santo está prometida

Ezekiel 36:26–27— 26 ‘Además, os daré un corazón nuevo y pondré un espíritu nuevo dentro de vosotros; quitaré de vuestra carne el corazón de piedra y os daré un corazón de carne. 27 ‘Pondré dentro de vosotros mi espíritu y haré que andéis en mis estatutos, y que cumpláis cuidadosamente mis ordenanzas.

Ezekiel 37:14— 14 ‘Pondré mi Espíritu en vosotros, y viviréis, y os pondré en vuestra tierra. Entonces sabréis que yo, el Señor, he hablado y lo he hecho’—declara el Señor.”

Jesucristo proclama la obra del Espíritu Santo

John 3:5–8— 5 Jesús respondió: En verdad, en verdad te digo que el que no nace de agua y del Espíritu no puede entrar en el reino de Dios. 6 Lo que es nacido de la carne, carne es, y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es. 7 No te asombres de que te haya dicho: “Os es necesario nacer de nuevo.” 8 El viento sopla donde quiere, y oyes su sonido, pero no sabes de dónde viene ni adónde va; así es todo aquel que es nacido del Espíritu.

 

La obra del Espíritu Santo trae salvación

“Lavado” (aparentemente una referencia al bautismo) siguiendo la misma imagen de agua y espíritu aquí significa regeneración.

Titus 3:5–6— 5 Él nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino conforme a su misericordia, por medio del lavamiento de la regeneración y la renovación por el Espíritu Santo, 6 que El derramó sobre nosotros abundantemente por medio de Jesucristo nuestro Salvador,

Ephesians 5:25–27— 25 Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia y se dio a sí mismo por ella, 26 para santificarla, habiéndola purificado por el lavamiento del agua con la palabra, 27 a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia en toda su gloria, sin que tenga mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuera santa e inmaculada.

 

La regeneración es una obra creativa del Espíritu de Dios solo

 

No puede lograrse por medios humanos

John 6:63— 63 El Espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha; las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida.

John 1:13— 13 que no nacieron de sangre, ni de la voluntad de la carne, ni de la voluntad del hombre, sino de Dios.

 

No puede lograrse a través de las obras de la ley

 

2 Corinthians 3:6— 6 el cual también nos hizo suficientes como ministros de un nuevo pacto, no de la letra, sino del Espíritu; porque la letra mata, pero el Espíritu da vida.

Romans 2:29— 29 sino que es judío el que lo es interiormente, y la circuncisión es la del corazón, por el Espíritu, no por la letra; la alabanza del cual no procede de los hombres, sino de Dios.

Romans 7:6— 6 Pero ahora hemos quedado libres de la ley, habiendo muerto a lo que nos ataba, de modo que sirvamos en la novedad del Espíritu y no en el arcaísmo de la letra.

Galatians 3:2— 2 Esto es lo único que quiero averiguar de vosotros: ¿recibisteis el Espíritu por las obras de la ley, o por el oír con fe?

 

Así que la regeneración por parte del Espíritu Santo es un cambio, un cambio radical que nos transforma a un nuevo ser. Es un nacimiento sobrenatural, y es el trabajo soberano de Dios el espíritu Santo.

Es fascinante ver cuán multifacético es el ministerio del Espíritu Santo en la tierra.

En la vida del cristiano, como acabamos de ver, es el Espíritu Santo quien Inicia el cambio en nuestro carácter, nos regenera, nos nutre durante nuestra Vida en el proceso de santificación. Y culmina y completa el proceso de nuestra redención con la santificación en los cielos. Él está ahí en la creación, él es el poder que lleva acabo la regeneración, es El quién está ahí en la santificación y él es el que está en la glorificación.

 

Vemos su obra activa en la historia, siendo El, quien da fuerza e imparte poder a los profetas y él es El que inspira las escrituras y la palabra. El no sólo está cargo de la inspiración de los textos originales de las escrituras, sino que también es quien está cargo de iluminarnos para poder entender el texto bíblico. Él es nuestro maestro supremo sobre la palabra de Dios y Él es quien nos guía.

Él está activo en la vida y desarrollo de la iglesia, escogiendo y dando dones y equipando a los santos para la obra en la iglesia. Además de dirigir y llevar toda gloria y a atención al hijo (Juan 15:13-15)

Es por eso hermanos que “Si alguna vez ha encontrado una forma de cristianismo donde el Espíritu es el foco y centro de atención, no estas lidiando con un cristianismo bíblico”.

Hermanos lo expuesto aquí esta tarde es una simple muestra, un resumen que para nada pretende ser exhaustivo, sobre la persona del Espíritu Santo, pero es suficiente, para prepararnos para dar defensa a nuestra Fe, como nos manda el mismo Espíritu, a través del apóstol Pedro en su palabra. Es suficiente para callar los ladridos de los perros en contra de nuestro amo, como mencionaba Calvino. Y es suficiente para corregir a aquellos que, por ignorancia, muchas veces caen en las manos de los lobos y charlatanes que vimos en los dos ejemplos al principio.

 

Hermanos para culminar El Espíritu Santo No es una fuerza impersonal o abstracta como “The Force” (la Fuerza) en la película de Starwars, o como las corrientes de agua o el viento. Él no es una actividad o característica de Dios, ni mucho menos es Creación, un ángel o hijo de Este.

 

El Espíritu Santo, es una persona, la Tercera Persona de la Trinidad, es Dios Yahweh, Creador y sustentador de la Vida.

 

Amigos y hermanos, Dice la Palabra que Todos algún día daremos cuenta a Dios, estaremos delante de su presencia y como muy bien dice nuestro pastor algunos lo tendremos a él como Padre y obtendremos misericordia y Otros como Juez y obtendrán justicia. Y amigos usted no quiere la justicia de Dios.

Amigos aún tienen esperanza, Nuestro Trino Dios, Nuestro Dios y Señor Jesús, les brinda una oportunidad. Jesús dijo: “Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.” Y Él nos dice, “Venid a mí todos ustedes que están cansados y cargados, y yo os tomaré y os tomaré a mí mismo Llevad mi yugo sobre vosotros. Y aprended de mí que soy manso y humilde de corazón y hallaréis descanso para vuestras almas. Porque mi carga es suave y mi yugo es la Luz”.

Ven a Cristo.

 

Soli Deo Gloria

Cesar Rivera Cruzado.

 

 

 

Bibliografía

 

Baucham, V. (2011). The Work of the Holy Spirit: Adoption (Vol. 8). Grace Family Baptist Church. Retrieved from http://www.sermonaudio.com/sermoninfo.asp?m=t&s=2221183186

Bavinck, H. (n.d.). Holy Trinity. In Reformed Dogmatics (Vol. 2, pp. 261–322).

Brown, F., Driver, S. R., & Briggs, C. A. (1977). רָחַף. Enhanced Brown-Driver-Briggs Hebrew and English Lexicon (p. 934). oXFORD: Clarendon Press.

Calvin, J. (n.d.). Divinity of the Holy Spirit. In Institutes of the Christian Religion (pp. 76–80).

Carl R Trueman. (n.d.). Spirituality and the Person and Work of the Holy Spirit. Oceanside United Reformed Church. Retrieved from http://www.sermonaudio.com/sermoninfo.asp?m=t&s=921111449268

Danan, H. (n.d.). Do Jews Believe in the Holy Spirit? Retrieved June 5, 2017, from https://www.beth-elsa.org/Worship/Sermons/Guest_Speakers/Do_Jews_Believe_in_the_Holy_Spirit_01_15_10

Falsas Realidades. (2015). Pastor Streaptease – La camisa ungida. Retrieved from https://www.youtube.com/watch?v=mUxvFzpXwkM

Ferguson, S. B. (n.d.). The Significance of Pentecost Preaching – The Coming of the Holy Spirit. Christ Fellowship Baptist Church. Retrieved from http://www.sermonaudio.com/sermoninfo.asp?m=t&s=923132134285

Frame, J. M. (2006). The Holy Spirit. In Salvation Belong to the Lord (1st ed., pp. 150–171). New Jersey: P&R Publishing.

Horton, M. (2017). Rediscovering the Holy Spirit (1rst ed.). Michigan: Zondervan.

¿LA MANGUERA “UNGIDA”? – YouTube. (2013). Retrieved from https://www.youtube.com/watch?v=ZU0Jh6bJ8Q8&list=RDZU0Jh6bJ8Q8#t=224

LaRC, B. A. : (2007, 16). Follow the Water. Retrieved June 8, 2017, from https://www.nasa.gov/vision/earth/everydaylife/jamestown-water-fs.html

McConkie, J. F. (n.d.). Holy Ghost. Retrieved June 5, 2017, from http://eom.byu.edu/index.php/Holy_Ghost

Slick, M. (n.d.). ¿Cuál es la teología Pentecostal Unitaria? Retrieved June 6, 2017, from http://www.miapic.com/cu%C3%A1l-es-la-teolog%C3%ADa-pentecostal-unitaria

Smeaton, G. (2016a). Historical Survey of the Doctrine of the Holy Spirit. In The Doctrine of the Holy Spirit (pp. 269–318). P.A.: The Banner of Truth Trust.

Smeaton, G. (2016b). The Doctrine of the Holy Spirit. P.A.: The Banner of Truth Trust.

Spit. (2015). In The Valley of Vision (14th ed.).

Sproul, R. C. (1990). The Mystery of the Holy Spirit. Tyndale House Publisher.

Sproul, R. C. (n.d.-a). The Baptism of the Holy Spirit. Retrieved from http://www.sermonaudio.com/sermoninfo.asp?m=t&s=916131759165

Sproul, R. C. (n.d.-b). The Holy Spirit in the New Testament. Retrieved from http://www.sermonaudio.com/sermoninfo.asp?m=t&s=94131711110

Sproul, R. C. (n.d.-c). The Holy Spirit in the Old Testament. Retrieved from http://www.sermonaudio.com/sermoninfo.asp?m=t&s=94131792210

Spurgeon, C. H. (1855). The Personality Of The Holy Spirit. Retrieved from http://www.sermonaudio.com/sermoninfo.asp?m=t&s=224111221248

Tozer, A. W. (1960). Who Is the Holy Spirit and How Can We Know Him? (Vol. 6). Retrieved from http://www.sermonaudio.com/sermoninfo.asp?m=t&s=9280215524

Turretin, F. (1990). The Holy Spirit. In Institutes of Elenctic Theology (Vol. 1, pp. 303–310).

Warfield, B. B. (2000). The Trinity. In The Works of Benjamine B. Warfield Volume 2 (Vol. 2, p. 133). Baker Book House.

Watson, T. (2003). The Trinity. In A Body of Divinity (p. 109). P.A.: The Banner of Truth Trust.

What Is the Holy Spirit? (n.d.). Retrieved June 5, 2017, from https://www.jw.org/en/bible-teachings/questions/what-is-the-holy-spirit/

What is the role of the Holy Spirit in Islam? Why can’t we call it GOD? (n.d.). Retrieved June 5, 2017, from http://www.answering-christianity.com/holy_spirit.htm

White, J. (1998). The Forgotten Trinity. Bethany House Publishers.

White, J. (n.d.-a). Radio Debate with David Bernard;Tongues as Evidence of Baptism of the Holy Spirit. Retrieved from http://www.sermonaudio.com/sermoninfo.asp?m=t&s=99519152355360

White, J. (n.d.-b). The Testimony Of The Spirit. Retrieved from http://www.sermonaudio.com/sermoninfo.asp?m=t&s=82811142551

White, J. (n.d.-c). The Working Of The Spirit. Retrieved from http://www.sermonaudio.com/sermoninfo.asp?m=t&s=915131342240

 

Qué significa ser Bautista Reformado?

Ya otros han escrito artículos queriendo describir una iglesia Bautista Reformada. Sin embargo, hasta ahora no he leído artículos describiendo brevemente lo que significa ser un Bautista Reformado. El pastor Tom Hicks de la Iglesia Bautista Morningview en Alabama lo hizo recientemente en su blog. Es mi deseo compartir su artículo con el fin de […]

via Qué significa ser Bautista Reformado? — sujetosalaRoca

El Concilio de Nicena y la doctrina de la Divinidad de Jesús

 Jesús les dijo: En verdad, en verdad os digo: antes que Abraham naciera, yo soy. Entonces tomaron piedras para tirárselas, pero Jesús se ocultó y salió del templo.”

Juan 8:58-59

 

Presentación y saludos

Amigos y Hermanos que nuestro Trino Dios les bendiga en esta hermosa tarde. Quisiera agradecer primeramente a nuestro Padre por un Día más de vida y por las múltiples bendiciones con las cuales él nos ha llenado y quisiera también agradecer a nuestro Pastor por esta hermosa oportunidad, Es para mí un gran privilegio y sobretodo un honor el poder compartir junto a ustedes la palabra de nuestro Dios. Demás está decir que esta oportunidad la tomo con la mayor seriedad y reverencia posible. Sabiendo la gran responsabilidad que recae sobre mis hombros, la responsabilidad de llevar un mensaje que sea fiel al evangelio de nuestro Señor y Dios Jesús y que sea consonó con su palabra escrita.

 Martin Lutero celebra su primera misa[1]

Para Martin Lutero la idea de ser sacerdote era algo que lo aterrorizaba grandemente, ya que, según él, esto lo ponía en contacto directo con Dios. Específicamente, con el cuerpo y la sangre de Cristo cada vez que se celebra la misa. Martin Luther estaba convencido de que él era completamente indigno de tal tarea. Es por eso que la simple idea de tener en sus manos “el cuerpo de Cristo” era algo que lo llenaba de pavor/ terror y estupor.

Tanto así que la primera vez que Lutero celebro una misa (2 mayo 1507) casi se colapsa. durante la celebración, levanto los elementos y temblaba tanto que casi deja caer el pan y la copa. Estaba tan aterrado de la presencia de Cristo en el sacramento que en ese momento él trató de correr desde el altar.

Martin Lutero reconocía su condición de pecador delante de Dios, él sabía que no era digno de la gracia de Dios y mucho menos de estar delante de él.

Hoy en este día puedo familiarizarme e identificarme con lo que Lutero sintió en ese momento. Hoy en este pulpito estoy yo un vil pecador, indigno de la gracia y amor de Dios, no con el cuerpo físico de Jesús en las manos, pero si llevando un mensaje al cuerpo vivo de Cristo que es su Iglesia.

Así que hermanos tengan paciencia conmigo y que Dios me ayude.

 

Introducción.

Aquellos que me conocen saben que una de mis paciones lo es el estudio de la historia de la iglesia, en específico el periodo que cubre los primeros 400 años de esta.

Este es un periodo muy interesante pues va desde el nacimiento y formación de la iglesia hasta su solidificación, aceptación y entrada en el imperio. Este además es un periodo en el cual la iglesia se enfrenta a las amenazas y ataques externos, como las cruentas persecuciones por parte de los judíos primeramente y luego por parte del imperio Romano. Pero también este es un periodo en el cual la iglesia sufre la amenaza y ataque de elementos internos, con el surgimiento de individuos, grupos y doctrinas heréticas que amenazaran no solo la ortodoxia si no también la estabilidad de esta. Y es en esta línea que este mensaje está dirigido.

El mensaje de hoy esta titulado “El Concilio de Nicena y la doctrina de la Divinidad de Jesús”.

En los últimos años se ha discutido entre varios círculos, literarios, académicos y religiosos la idea de que el concepto de la divinidad de Jesús, (que es una doctrina fundamental del cristianismo), fue una concebida en el Concilio de Nicena, como resultado de la intervención de Constantino.

Es mi intención hoy el discutir de forma somera los antecedentes que dieron paso al concilio de Nicena, los protagonistas que le dieron forma, a la ves de demostrar mediante evidencia documentada y bíblica que la Doctrina y dogma de la divinidad de Jesús es una que precede por mucho el Concilio Ecuménico de Nicena y que ha sido una parte importante y clave del cristianismo desde sus comienzos, y no es producto de las confabulaciones de Constantino y los padres de la iglesia que estuvieron en el concilio de Nicena.

Concilio de Nicena 325dc.

Fueron varias las disputas que amenazaban con destruir la unidad de la fe cristiana, pero ninguna tan fuerte como la causada por Arriano y sus posturas referentes a Jesús. Arriano era el presbítero de la ciudad de Alejandría, este enseñaba que, aunque Jesús era el creador del mundo, este a su vez fue creado por Dios, por lo tanto, no debía ser adorado como Dios.

Estas enseñanzas cargadas con elementos del platonismo llegaron a los oídos del Obispo de la región (Alejandro) quien de inmediato reprendió al presbítero y luego de discutir la situación con otros obispos y presbíteros, estos resolvieron en excomulgar a Arriano, lo que causó que este se uniera varios de sus adeptos e hiciera lo mismo contra Alejandro y los otros obispos. Así que la lucha entre estos dos grupos se desató cerca del 318 al 320. “Obispo se levanta contra obispo, y provincia contra provincia, transformando todo el oriente cristiano en un campo de batalla teológica”[2](Philip Schaff)

El emperador Constantino I, que recientemente había llegado al poder, preocupado por la situación severa en la iglesia, envía cartas a cada uno de los protagonistas de este cisma, con la intención de mitigar la situación, pero esta no tuvo el resultado. Así que luego del fallido intento, Constantino resuelve poner fin a esta controversia de forma definitiva y cita a todos los obispos del imperio a la antigua ciudad de Nicena hoy día Iznik en Turquía.

El gran concilio ecuménico duro del 20 de mayo al 25 de Julio del 325. Fueron invitados alrededor de 1000 obispos de las provincias griegas y cerca de 800 de las provincias latinas. Entre sus asistentes cuenta la tradición que estaba Nicholas obispo de Myra en Asia menor quien según la tradición es conocido posteriormente como san Nicolás.

Este fue un evento intenso y Muchos de los participantes del concilio tenían aún frescas en su memoria la traumática experiencia de la persecución, algunos llevaban las marcas en sus cuerpos y otros mutilados, evidenciaban las torturas y el encarcelamiento sufrido a manos del imperio. Cada parte tuvo su participación. Luego de deliberaciones el concilio con la aprobación del emperador, resuelven condenar y anatemizar la doctrina de Arriano, quien junto a dos obispos fueron desterrados del imperio y sus trabajos quemados. Cuenta la tradición que una vez dictado el veredicto Nicholas se levanta de dirige a Arriano y le abofetea. Triste mente, a pesar de la severidad de la decisión, el conflicto no sería resuelto sino hasta varias décadas después.

Ahora bien, tanto la valides como mi fe en la doctrina de la Divinidad de Jesús no descansa solamente en el veredicto del concilio de nicena. Existen evidencia previa a este concilio, referente a la creencia de la divinidad de Jesús, diferentes sermones y cartas de los padres apostólicos (aquellos que fueron enseñados directamente por los apóstoles) y demás padres de la iglesia. Como vemos en una de las cartas de San Ignacio a la iglesia en Roma en donde menciona “Le deseo abundancia de la felicidad irreprensible, en Jesucristo nuestro Dios[3] (Ignacio 30-107dc)

Además, encontramos evidencia en el segundo y tercer siglo, en comunicaciones de funcionarios del estado Romano en la cual hacen referencia a los cultos y tradiciones cristianas en las que se adoraba a Jesús como Dios.[4][5]

Pero como muy bien dije hace un momento la Valides de la doctrina ortodoxa de la deidad de Jesús no depende ni de, Concilios, padres apostólicos ni Confesiones de Fe ni otros documentos Teológicos. Como muy bien dice el historiador de la iglesia Philip Schaff: “El desarrollo de este dogma comenzó desde la idea del “Verbo”(génesis) y el de la “sabiduría” (Job) de Dios, … principalmente de la cristología de Pablo y sobretodo de la doctrina del “logos” de Juan”[6].

Mi Fe y Certeza en la Divinidad de Jesús está cimentada en la Palabra Inspirada de nuestro Dios que es Inerrante y perfecta.

Evidencia Bíblica de la doctrina de la divinidad de Jesús.

La evidencia bíblica tanto directa como indirecta que respalda la Divinidad de Jesús es en extremo abundante, podríamos estar hablando por horas y días sobre esta. Pero esta tarde expondremos solo algunos de estos pasajes, en especial aquellos que de forma explícita y directa declaran la divinidad de nuestro señor Jesús.

 Isaías 9:6

El primer pasaje que voy a tocar es el que encontramos en el capítulo 9 del libro de Isaías específicamente en el verso 6, donde el profeta Isaías dice lo siguiente sobre el Mesías:

“Porque un niño nos ha nacido, un hijo nos ha sido dado,

y la soberanía reposará sobre sus hombros;

y se llamará su nombre Admirable Consejero, Dios Poderoso,

Padre Eterno, Príncipe de Paz.”

Es evidente que este es un pasaje Cristológico en el cual el Profeta le atribuye divinidad a Jesús. Nótese como este le llama “Dios Poderoso”, está en el idioma hebreo es una combinación de dos palabras אֵל, אֵל [ʾel /ale/] “El – Guibór”.  “El” es siempre utilizado en el libro de Isaías para referirse a Dios[7], Y en la versión autorizada es traducida como “Dios” (con letra Mayúscula) unas 213 veces.[8]

Calvino sobre este pasaje menciona en su comentario: “El (Jesús), es llamado aquí “Poderoso Dios”, por la misma razón que anteriormente es llamado “Emanuel” (Isaías 7:14) Porque si encontramos en Cristo nada más que la carne y la naturaleza del hombre, nuestra jactancia seria tonta y vana, y nuestra esperanza estaría apoyada sobre una base incierta e insegura, pero si él(Jesús) demuestra ser para nosotros Dios y más aún el “Dios Poderoso”, ahora podemos confiar en él con seguridad.”[9]

 

Hebreos 1 & Salmo 102 (Escritor de hebreos y el Salmista)

Otro ejemplo en el cual encontramos una referencia directa a la Divinidad de Jesús, los pasajes de Salmos 102 y Hebreos 1, que son lo que yo llamo la “bomba Nuclear” para los Testigos de Jehová.

Los Testigo de Jehová, ese grupo pseudo -cristiano y herético que, con persistencia y terquedad, le tocan la puerta los sábados en la mañana, repartiendo sus libritos y enseñanzas que no es más que pura basura teológica. Este grupo que entre otras cosas lo que ha hecho es reciclar la herejía de Arriano concernientes a la persona de Jesús. “es Arrianismo en esteroides” pues estos llegan hasta afirmar que Jesús no es Dios encarnado sino es el arcángel miguel.

Ahora porque digo que este estos dos pasajes prueban la divinidad de Jesús, bueno veamos primero el capítulo 102 de salmos. Este es un salmo que tiene como contexto una persona afligida que está clamando a Jehová (Yahveh) por ayuda. Ahora bien, prestemos atención a los versículos 25 al 27.

Dije: Dios mío, no me lleves en la mitad de mis días;

tus años son por todas las generaciones.

25  Desde la antigüedad tú fundaste la tierra,

y los cielos son la obra de tus manos.

26  Ellos perecerán, pero tú permaneces;

y todos ellos como una vestidura se desgastarán,

como vestido los mudarás, y serán cambiados.

27  Pero tú eres el mismo,

y tus años no tendrán fin.

Aquí vemos al salmista en su doxología dirigiendo se a Dios, Jehová, Yahveh, resaltando su poder como creador y su atributo de eternidad.

Ahora cuando vamos al capítulo 1 del libro de Hebreo encontramos al escritor de hebreos diciendo lo siguiente de Jesús:

10 Y: Tú, Señor, en el principio pusiste los cimientos de la tierra,

y los cielos son obra de tus manos;

11  Ellos perecerán, pero tu permaneces;

y todos ellos como una vestidura se envejecerán,

12  y como un manto los enrollaras;

como una vestidura serán mudados.

Pero tú eres el mismo,

y tus años no tendrán fin.

Entonces Hermanos encontramos al escritor de hebreos aplicando este pasaje del Antiguo Testamento donde claramente esta habla de Jeova, se o aplica a Jesus. Ahora porque digo que es una bomba nuclear para los Testigos de Jehova: pues en su traducción de la biblia (la Taduccion de Nuevo Mundo) hace referencia

 

Juan 20:28 (Tomas)

Otro ejemplo directo lo encontramos aquí en libro de Juan, cuando Jesus se presenta a Juan con su cuerpo resusitado.

 26 Ocho días después, sus discípulos estaban otra vez dentro, y Tomás con ellos. Y estando las puertas cerradas, Jesús vino y se puso en medio de ellos, y dijo: Paz a vosotros.

27 Luego dijo a Tomás: Acerca aquí tu dedo, y mira mis manos; extiende aquí tu mano y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente.

28 Respondió Tomás y le dijo: ¡Señor mío y Dios mío!

Los detractores de la divinidad de Jesús, dirían que esto es simplemente una expresión de asombro de Tomas… pero hermanos y amigos, una expresión como esa seria considerada como una falta al mandamiento, seria tomar el nombre de nuestro Dios en vano y ningún judío en ese tiempo, en ese lugar haría eso.

 

2 Pedro 1:1 (Pedro)

Otro ejemplo lo es pedro en el Opening de su carta donde dice:

1.Simón Pedro, siervo y apóstol de Jesucristo, a los que han recibido una fe como la nuestra, mediante la justicia de nuestro Dios y Salvador, Jesucristo:

Tito 2:13 (Pablo)

Pablo escribiendo a Tito dice:

11 Porque la gracia de Dios se ha manifestado, trayendo salvación a todos los hombres,

12 enseñándonos, que, negando la impiedad y los deseos mundanos, vivamos en este mundo sobria, justa y piadosamente,

13 aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación de la gloria de nuestro gran Dios y Salvador Cristo Jesús,

14 quien se dio a sí mismo por nosotros, para redimirnos de toda iniquidad y purificar para si un pueblo para posesión suya, celoso de buenas obras.

 

 Juan 12:41 & Isaías 6:1 (Juan)

Aquí el apóstol Juan nos habla de cómo Isaías vio a Jesús en su visión.

37 Pero, aunque había hecho tantas señales delante de ellos, no creían en El,

38 para que se cumpliera la palabra del profeta Isaías, que dijo: Señor, ¿quién ha creído a nuestro anuncio? ¿Y a quien se ha revelado el brazo del Señor?

39 Por eso no podían creer, porque Isaías dijo también:

40 Él ha cegado sus ojos y endurecido su corazón, para que no vean con los ojos y entiendan con el corazón, y se conviertan y yo los sane.

41 Esto dijo Isaías porque vio su gloria, y habló de Él.

 

Isaías 6.1

En el año de la muerte del rey Uzías vi yo al Señor sentado sobre un trono alto y sublime, y la orla de su manto llenaba el templo.

En la septuaquinta dice gloria.

 

 Yo soy

Ahora Hermanos y amigos este pasaje fue el que mas convicción trajo a mi.

Juan 8:58 (Jesús)

58  Jesús les dijo: En verdad, en verdad os digo: antes que Abraham naciera, yo soy.

59 Entonces tomaron piedras para tirárselas, pero Jesús se ocultó y salió del templo.

¿Porque los que estaban allí quisieron apedrearles? Este Yo Soy, en griego es el “ego eimi” que está en extrema relación con el Nombre con que de Dios se identifica en Éxodos 3:14 “YO SOY EL QUE SOY” Éxodos 3:14 Expresión relacionada con el nombre de Dios; heb., YHWH, generalmente traducido SEÑOR.

 

Exodos

13 Entonces dijo Moisés a Dios: He aquí, si voy a los hijos de Israel, y les digo: “El Dios de vuestros padres me ha enviado a vosotros,” tal vez me digan: “¿Cuál es su nombre?”, ¿qué les responderé? 14 Y dijo Dios a Moisés: YO SOY1 EL QUE SOY. Y añadió: Así dirás a los hijos de Israel: “YO SOY me ha enviado a vosotros.”

 

 Juan 8:24 (Jesús)

Ahora porque es importanque que Creamos en Nuestro Señor Jesús es Dios?

24 Por eso os dije que moriréis en vuestros pecados; porque si no creéis que yo soy, moriréis en vuestros pecados.

 

 Conclusión

Mi intención en esta tarde, no era hacer un estudio exhaustivo de los acontecimientos en el concilio de Nicena, ni tampoco una exposición completa de cada una de las referencias directas e indirectas que encontramos en la biblia que prueban la Divinidad de Jesús, esto mis queridos hermanos sería un ejercicio imposible de realizar en 45 minutos. Mi intención hoy como mencione al principio es de forma simple discutir aquellos acontecimientos que provocaron el Concilio de Nicena y al mismo tiempo demostrar que la doctrina de la divinidad de Jesús es una clave en el cristianismo y que esta cimentada en las escrituras.

Hermanos y amigos este mensaje podemos decir que está dirigido a dos grupos y para cada uno un propósito.

Para que ellos que hemos creído, para aquellos a los cuales el Espíritu Santo los ha regenerado y tienen un corazón conforme a la voluntad de Dios, este mensaje nos sirve para reafirmar lo que ya sabemos, no sirve para reforzar nuestro conocimiento acerca de nuestro Dios y Salvador Jesús. Nos da las herramientas y de alguna forma nos equipa para cumplir la encomienda que nos dejó el aposto pedro de estar prestos y listos para la defensa de nuestra fe.

Para los amigos que están escuchando este mensaje, aquellos que no sirven a nuestro señor y Dios Jesús. Aquellos que aún no han creído, aquellos que no han vuelto su corazón en completo Arrepentimiento hacia Él. Este es un mensaje que por un lado les da esperanza, pues le deja saber que aquel que sacrificó su vida y que se dio en la cruz del calvario, era “Emanuel” Dios con nosotros, Dios encarnado que se hizo carne, como tú y como yo para morir por los pecados de los hijos de Dios, por aquellos a quienes el espíritu llama en arrepentimiento, aquellos que creen al mensaje del evangelio y vienen a él, en arrepentimiento.

Pero por otro lado la palabra es bien clara Jesús, el mesías, este “Dios poderoso” el gran Yo Soy” Regresara. Y dice la palabra que cuando El venga, vendrá con poder y toda rodilla se doblará delante de él, Toda rodilla. Esto es A la buena o a la mala, todos doblaran sus rodillas delante de Él. Algunos lo haremos en alegría, gozo y en reverencia. Y a otros sus rodillas serán quebrantadas con vara de hierro.

Amigos, Dice la Palabra que Todos algún día daremos cuenta a Dios, estaremos delante de su presencia y como muy bien dice nuestro pastor algunos lo tendremos a él como Padre y obtendremos misericordia y Otros como Juez y obtendrán justicia. Y amigos usted no quiere la justicia de Dios.

Amigos aún tienen esperanza, Nuestro Trino Dios, Nuestro Dios y Señor Jesús, les brinda una oportunidad. Jesús dijo: “Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.” Y Él está llamando a usted hoy. “Venid a mí todos ustedes que están cansados y cargados, y yo os tomaré y os tomaré a mí mismo Llevad mi yugo sobre vosotros. Y aprended de mí que soy manso y humilde de corazón y hallaréis descanso para vuestras almas. Porque mi carga es suave y mi yugo es la Luz”.

Ven a Cristo.

Soli Deo Gloria!

Cesar O. Rivera Cruzado.

 

 

[1] Jacobsen, H. K. (1992.). Martin Luther’s Early Years: Did You Know? Retrieved September 19, 2016, from ttp://www.christianitytoday.com/history/issues/issue-34/martin-luthers-early-years-did-you-know.html

 

[2] Philip Schaff History of the Christian Church vol.3, Hendrickson Publisher, 2011 pp.620-621

[3] Ignatius, “The Epistle of Ignatius to the Romans”, The Ante-Nicene Fathers vol.1, Hendrickson Publisher, 2004, p. 73

[4] Pliy the Younger, trad. Walsh, P.G., Pliy the Younger Complete Letters, Oxford University Press, 2009.

[5] Jarorslav Pelikan, The Christian Tradition vol.1, The University of Chicago Press, 1971 p. 173

[6] Philip Schaff History of the Christian Church vol.2, Hendrickson Publisher, 2011, p. 548

[7] C.F. Keil,F.Delitzsch, Comentary on the Old testament, vol.7, p.252

[8] Strong, J. (1995). Enhanced Strong’s Lexicon. Woodside Bible Fellowship.

[9] John Calvin, Commentary of the Book of the Prophet Isaiah, Bakers Books vol. p.310

c Heb. 1:3; 9:14; 1 Jn. 1:7

 

 Bibliografía Anotada:

Fuentes Primarias

Ignatius, Origen, Clement, trad. Cleveland Coxe, A., The Ante-Nicean Father vol. 1,2,4, Peabody, Hendrickson Publisher 2004.

Colección de Trabajos Originales de los Padres Apostólicos del Primer y Segundo siglo,    donde se hace referencia del concepto de la deidad de Jesús en la iglesia primitiva. 

Pliy the Younger, trad. Walsh, P.G., Pliy the Younger Complete Letters, Oxford University Press, 2009.

Referencia directa de comunicaciones entre funcionaros del gobierno romano en donde se hace referencia a la creencia de la deidad de Jesús en la iglesia primitiva.

Fuentes Secundarias

Dowley, Tim, Introduction to the History of Christianity, Fortress Press, 2002

Discute y ayuda a entender entre otras cosas el trasfondo religiosos y el carácter moral del Emperador Constantino.

Durant, Will, The History of Civilization vol. 3, New York, Simon & Schulter, 1972

Referencia secular entorno a la situación social del imperio romano y la actitud de este  hacia los cristianos.

Frend, W.H.C., The Rise of Christianity, Philadelphia, Fortress Press, 1984

Referencia que ayuda a entender las posturas de Arriano, elementos biográficos tanto de el como de el emperador Constantino.

Gonzalez, Justo, L. The Story of Christianity Vol.1, Peabody, Prince Press, 2010

Referencia sobre detalles del concilio además de información del los padres apostólicos.

Need, Stephen W, Truly Divine and Truly Human, Hendrickson Publisher, 2008

Referencia con información geográfica de la ciudad de Nicena además de detalles y datos sobre el desarrollo del concilio 

Noll, Mark A., Turning Points 3rd edition, Grand Rapids, Baker Academics, 2012

Referencia que discute el porqué de la reacción de el Obispo Alejandro y demás obispos en contra de las posturas de Arrío. Además referencia sobre la tradición sobre la participación del Obispo San Nicholas de Myra (Santa Claus) en el concilio.

McNeil, William H., History of Western Civilization 6th edition, Chicago, The University of Chicago Press, 1986

Referencia Secular sobre la iglesia cristiana de la época

Pamphilus, Eusebius, trad. Cruse C.F. Eusebius  Ecclesiastical History, Hendrickson Publisher, 1998

Referencia e información sobre uno de los allegados del Emperador Constantino

Pelikan, Jaroslav, The Christian Tradition vol.1, Chicago, The University Of Chicago Press, 1971

Referencia sobre diferentes padres de la Iglesia en donde se muestra que la doctrina de la Divinidad de Jesús era parte de la iglesia desde sus comienzos.

Schaff, Philip, History of the Christian Church vol.2, Hendrickson Publisher, 2011

Referencia sobre diferentes padres apostólicos y su entendimiento en relación a la doctrina de la divinidad de Jesús.

Schaff, Philip, History of the Christian Church vol.3, Hendrickson Publisher, 2011

Referencia sobre aspectos biográficos de Arriano y detalles demográficos de los participantes del concilio.

Shelley Bruce L., Church History in Plain Language 2nd edition, Dallas, Word Publishing, 1995

Referencia sobre el carácter de el emperador y sobre Arriano y su posición referente a la doctrina de la divinidad de Jesús. Además de Información sobre los diferentes participantes del concilio.

Nichols, Stephen J, “Christology in Context”, Revista Tabletalk, vol. 38, num. 12, 2014

Referencia sobre elementos históricos y doctrinales del concilio de Nicena.

 

Fuentes Audio visuals

Arianism and Nicaea A Survey of Church History, Lecture, Brian Borgman, Grace Community Church, Sermon Audio, 2003

Referencia que da información sobre las posturas de Arriano y señala sus errores.

Church History #02 Constantine 312–337, Lecture, Michael Phillips, Grace Baptist Church, Sermon Audio 1990

Referencia sobre el carácter de Constantino.