La Persona del Espíritu Santo su función en la Creación y Redención.

Texto

Juan 14:15-25

La promesa del Espíritu Santo

15 Si me amáis, guardaréis mis mandamientos. 16 Y yo rogaré al Padre, y El os dará otro Consolador para que esté con vosotros para siempre; 17 es decir, el Espíritu de verdad, a quien el mundo no puede recibir, porque ni le ve ni le conoce, pero vosotros sí le conocéis porque mora con vosotros y estará en vosotros. 18 No os dejaré huérfanos; vendré a vosotros.

19 Un poco más de tiempo y el mundo no me verá más, pero vosotros me veréis; porque yo vivo, vosotros también viviréis. 20 En ese día conoceréis que yo estoy en mi Padre, y vosotros en mí, y yo en vosotros. 21 El que tiene mis mandamientos y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ama será amado por mi Padre; y yo lo amaré y me manifestaré a él.

22 Judas (no el Iscariote) le dijo*: Señor, ¿y qué ha pasado que te vas a manifestar a nosotros y no al mundo? 23 Jesús respondió, y le dijo: Si alguno me ama, guardará mi palabra; y mi Padre lo amará, y vendremos a él, y haremos con él morada. 24 El que no me ama, no guarda mis palabras; y la palabra que oís no es mía, sino del Padre que me envió.

25 Estas cosas os he dicho estando con vosotros. 26 Pero el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, El os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que os he dicho.

 

Hermanos que la paz de nuestro Trino Dios este con ustedes en esta tarde.

Antes de comenzar quisiera agradecer a nuestro pastor Kevin William por darme la oportunidad de nuevamente estar en este pulpito frente a ustedes, que son el cuerpo de Dios, para exponer su palabra.

Ahora les pido que por un momento me acompañen a evaluar y reflexionar sobre estos dos eventos.

El primero, imagine que estamos en una campaña evangelística en una iglesia en Centroamérica, la cual se encuentra celebrando su aniversario número 13. El pastor a cargo del mensaje esa noche, se encuentra en la tarima haciendo alarde de la unción del espíritu santo y como este, se estará derramando esta noche. Luego de varios minutos una pareja pasa al frente respondiendo al llamado de este pastor. Luego de darle palabra de parte de Dios, sobre la bendición y unción que se derramará sobre ellos, este se acerca y desde lo alto de la tarima, con la punta del zapato le da un toque en la cabeza a la joven, (a la misma ves que la amonesta sobre el uso de maquillaje), y la joven comienza a temblar y a moverse, ahora se dirige al caballero junto a ella y le dice que se prepare para recibir, “te va a caer el espíritu de poder” le dice y cuenta, “1,2,3” y grita ¡callooo! A la misma vez que le vacía de varios tiros su botella de agua, acompañado de un empujón con la punta del zapato, para lograr así que este caiga hacia atrás para aumentar el dramatismo.

No conforme con vaciarle la botella de agua, al ver que este no se desmalla le avienta con la botella vacía. Luego de varios minutos un grupo de caballeros pasan al frente para recibir esa “lluvia de bendición”, entonces el pastor, vaciándole de varios tiros otra botella de agua acompañadas de pataditas ocasionales, estos comienzan a dar brincos y vueltas alrededor de la tarima hasta que caen al suelo. Hermanos este espectáculo se repite una y otra vez hasta que, al acabarse las botellas de agua, uno de los secuaces de este individuo o como bien diría nuestro pastor Kevin este “Charlatán”, se le ocurre la brillante idea de darle una manguera, con la que este comienza a mojar directamente, no solo a los caballeros que se encontraban sino también a varias damas, a las que él particularmente mandó a llamar al frente.

Y como si esto fuera poco, manda a llamar a los niños presentes para que pasen al frente a recibir “la unción de lo alto”, “la unción del espíritu” y de forma sádica este los moja gritándole que ahora serian “llenos del Espíritu Santo y que él le estaba derramando su unción” (LA MANGUERA “UNGIDA,” 2013)

Esa noche para aquellos que presenciaron tal espectáculo, el Espíritu Santo estuvo presente, y tristemente para aquellos niños, El espíritu Santo es sinónimo de botellazos, patadas y manguerazos.

Ahora Hermanos, nos trasladamos esta ves a una iglesia en Argentina, en la cual, a la hora de recoger los diezmos y ofrendas el pastor, quien hace varios años que pasó ya los 50, decide que, para animar a la feligresía, va a rifar o sortear su camisa “ungida”, a lo que los feligreses presentes en su gran mayoría mujeres adultas, responden muy contentas y alborotadas. El individuo entonces procede de manera poco pudorosa a quitarse su camisa enfrente de todos, en pleno “altar”, mostrando así su cuerpo de mucho churrasco y poco ejercicio.

Si este acto les resulta, repugnante, para mí lo más preocupante es la reacción de las damas y de algunos caballeros presentes, quienes se aferraban desesperados a la camisa de este “lobo”, como si el tocarla y besarla les llenaría de salud y “unción”. (Falsas Realidades, 2015)

Al igual que en el ejemplo pasado, para aquellos que estaban allí presentes, en aquella tarima o como ellos llaman “altar”, se estaba presenciando una manifestación del Espíritu Santo, por parte de un “hombre de Dios: lleno de “Unción de lo alto”.

Como estos ejemplos hay muchos, diría yo que demasiados, algunos casos más grotescos y aberrantes y otros no tanto, pero en todos vemos cómo se reclama y afirma categóricamente que son “manifestaciones del Espíritu Santo”. Y tristemente de alguna manera nos muestra como un gran sector dentro del cristianismo ve y entiende como es el Espíritu Santo y las características de este

¿Pero realmente es este el Espíritu Santo?

Hermanos el mensaje de hoy se titula La Persona del Espíritu Santo y su función en la Creación y Redención. Y con este busco explorar que nos dice la palabra de nuestro Trino Dios acerca del Espíritu Santo, quien es realmente El y cuál es su obra.

Para algunos grupos seudo-cristianos y heréticos como los Testigos de Jehová, el Espíritu Santo, es el “poder de Dios en acción”, una “Fuerza activa” e impersonal, como por ejemplo el agua, el viento o la electricidad (“What Is the Holy Spirit?,” n.d.)

Para los mormones el Espíritu Santo es un “personaje”, un “hombre espíritu”, uno de los hijos de Dios Padre” como Jesús (McConkie, n.d.)

Para otros grupos de herejes como los Pentecostales Unitarios, es sola mente una manifestación o modalidad. Ellos afirman que “Dios se reveló como Padre en el Antiguo Testamento, como el Hijo en Jesús durante el ministerio de Cristo en la tierra y ahora como el Espíritu Santo después de la ascensión de Cristo”(Slick, n.d.)

Para los musulmanes este es el arcángel Gabriel. (“What is the role of the Holy Spirit in Islam? Why can’t we call it GOD?,” n.d.)

Y curiosamente para los judíos, en su religión, el Espíritu Santo no es considerado como una entidad personal, separada de Dios, sino más bien como una característica de Él, como el sentido de Humor. (Danan, n.d.) (me pregunto si estos grupos de cristianos mesiánicos carismáticos, que tienen una fijación con las enseñanzas hebreas y talmúdicas, tienen alguna idea de esto)

Ahora bien, como mencione anteriormente mi intención con este mensaje es presentarles, quien nos dice la palabra, que es la Tercera persona de la Trinidad.

Podemos afirmar con seguridad que el Espíritu Santo, contrario a lo manifestado por los grupos heréticos, que mencione hace un momento, este, es una Persona y es Divina. Y este es el primer punto que discutiré a continuación.

 

La Persona del Espíritu Santo y su Divinidad

 

Desde muy temprano, en la historia de la iglesia, podemos ver la influencia y los ataques del enemigo en contra de esta, a manos de agentes detractores del cristianismo, quienes queriendo sincretizar sus creencias paganas con las enseñanzas bíblicas, comenzaron a atacar y adulterarla fe desde adentro.

Es por eso que en los primeros 3 a 4 siglos de historia vemos los brotes de creencias y posturas heréticas las que posteriormente serán regurgitadas una y otra vez por los herejes de turno. Como alguien dijo una vez: “no hay herejías nuevas

A principio, los ataques provenientes fuera de la iglesia eran dirigidos a la existencia del Dios de la Biblia y su supremacía sobre los demás dioses. Dentro de las filas de la iglesia esencialmente los ataques fueron hacia a la doctrina de Dios y su carácter y como este es presentado en las escrituras. Enfocándose en negar primeramente el carácter divino de Jesús y su relación trinitaria. Más adelante es el turno del Espíritu Santo, y lo primero que se cuestiona es su hipostasis en referencia la trinidad, puesto de otra forma se cuestiona si este es realmente una persona y no meramente una fuerza o energía.

Las características de una persona, incluyen: Inteligencia, voluntad e individualidad. Ninguna fuerza impersonal o abstracta puede tener la “intención” de hacer algo.

La palabra de Dios es clara cuando habla acerca del espíritu santo, y esta establece que el Espíritu Santo no es un poder impersonal, sino una persona real con una propia personalidad.

Encontramos en las escrituras ejemplos de cómo el Espíritu puede experimentar emoción y dolor.

Ephesians 4:30 — 30 Y no entristezcáis al Espíritu Santo de Dios, por el cual fuisteis sellados para el día de la redención.

Isaiah 63:10 — 10 Mas ellos se rebelaron y contristaron su santo Espíritu; por lo cual El se convirtió en su enemigo y peleó contra ellos.

El Espíritu es sabio

Isaiah 11:2 — 2 Y reposará sobre El el Espíritu del Señor, espíritu de sabiduría y de inteligencia, espíritu de consejo y de poder, espíritu de conocimiento y de temor del Señor.

John 14:26 — 26 Pero el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, El os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que os he dicho.

 

Ejemplos de las acciones del Espíritu Santo y como este actúa con voluntad

Él enseña:

Luke 12:12 — 12 porque el Espíritu Santo en esa misma hora os enseñará lo que debéis decir.

1 Corinthians 2:13 — 13 de lo cual también hablamos, no con palabras enseñadas por sabiduría humana, sino con las enseñadas por el Espíritu, combinando pensamientos espirituales con palabras espirituales.

El intercede

Romans 8:26— 26 Y de la misma manera, también el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; porque no sabemos orar como debiéramos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles;

 

 

 

El Advierte

Acts 20:23 — 23 salvo que el Espíritu Santo solemnemente me da testimonio en cada ciudad, diciendo que me esperan cadenas y aflicciones.

Él habla:

2 Samuel 23:2 — 2 El Espíritu del Señor habló por mí, y su palabra estuvo en mi lengua.

Acts 8:29— 29 Y el Espíritu dijo a Felipe: Ve y júntate a ese carruaje.

Acts 11:12— 12 Y el Espíritu me dijo que fuera con ellos sin dudar. Estos seis hermanos fueron también conmigo y entramos en la casa de aquel hombre,

 

Hermanos, pudimos ver cómo, en esta corta lista de versículos se establece claramente el carácter Personal del Espíritu, callando así los reclamos de aquellos grupos heréticos que pretenden relegar a la Tercera Persona de la Trinidad, como una simple fuerza o mera manifestación de Dios.

Así que hermanos cuando hablamos del Espíritu Santo no hablamos de un “que” si no de un “quién”.

Divinidad del Espíritu Santo

Ahora el otro ataque que sigue al de la Persona del Espíritu, es sobre la Divinidad del Espíritu Santo. Pero como veremos a continuación, la palabra de Dios nos muestra que los atributos y actividades del Espíritu Santo son siempre los de Dios. Los títulos usados por el Espíritu Santo lo identifican como parte de la naturaleza trina del ser divino.

El Espíritu Santo posee los atributos de Dios, atributos que sólo el posee y que en teología se le conoce como los atributos incomunicables.

Está presente en todas partes “omnipresencia”

Psalm 139:7–8— 7 ¿Adónde me iré de tu Espíritu, o adónde huiré de tu presencia? 8 Si subo a los cielos, he aquí, allí estás tú; si en el Seol preparo mi lecho, allí estás tú.

John 14:17 — 17 es decir, el Espíritu de verdad, a quien el mundo no puede recibir, porque ni le ve ni le conoce, pero vosotros sí le conocéis porque mora con vosotros y estará en vosotros.

 

Él sabe todas las cosas “omnisciencia”

 

Isaiah 40:13— 13 ¿Quién guió al Espíritu del Señor, o como consejero suyo le enseñó?

1 Corinthians 2:10–11— 10 Pero Dios nos las reveló por medio del Espíritu, porque el Espíritu todo lo escudriña, aun las profundidades de Dios. 11 Porque entre los hombres, ¿quién conoce los pensamientos de un hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Asimismo, nadie conoce los pensamientos de Dios, sino el Espíritu de Dios.

 

Tiene poder infinito al igual que Dios “omnipotencia”

Zechariah 4:6— 6 Continuó él, y me dijo: Esta es la palabra del Señor a Zorobabel: “No por el poder ni por la fuerza, sino por mi Espíritu”—dice el Señor de los ejércitos.

Luke 1:35 — 35 Respondiendo el ángel, le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso lo santo que nacerá será llamado Hijo de Dios.

Él es eterno

Hebrews 9:14— 14 ¿cuánto más la sangre de Cristo, el cual por el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, purificará vuestra conciencia de obras muertas para servir al Dios vivo?

John 14:16— 16 Y yo rogaré al Padre, y El os dará otro Consolador para que esté con vosotros para siempre;

Él es santo

Romans 1:4— 4 y que fue declarado Hijo de Dios con poder, conforme al Espíritu de santidad, por la resurrección de entre los muertos: nuestro Señor Jesucristo,

 

El Espíritu Santo se identifica con la persona y la actividad de la Divinidad: vemos como “Espíritu Santo” y “Dios” se usan indistintamente

Acts 5:3–4— 3 Mas Pedro dijo: Ananías, ¿por qué ha llenado Satanás tu corazón para mentir al Espíritu Santo, y quedarte con parte del precio del terreno? 4 Mientras estaba sin venderse, ¿no te pertenecía? Y después de vendida, ¿no estaba bajo tu poder? ¿Por qué concebiste este asunto en tu corazón? No has mentido a los hombres sino a Dios.

1 Corinthians 3:16— 16 ¿No sabéis que sois templo de Dios y que el Espíritu de Dios habita en vosotros?

 

El Espíritu es llamado “Señor”

2 Corinthians 3:17–18— 17 Ahora bien, el Señor es el Espíritu; y donde está el Espíritu del Señor, hay libertad. 18 Pero nosotros todos, con el rostro descubierto, contemplando como en un espejo la gloria del Señor, estamos siendo transformados en la misma imagen de gloria en gloria, como por el Señor, el Espíritu.

 

El Espíritu es identificado y presentado en comunión con el Padre y el Hijo

En la Gran comisión.

Matthew 28:19–20— 19 Id, pues, y haced discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, 20 enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado; y he aquí, yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo.

Esto es una muestra de la Divinidad de ambas personas.

Benedicción

2 Corinthians 13:14— 14 La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios y la comunión del Espíritu Santo sean con todos vosotros.

 

El Espíritu Santo recibe títulos divinos

 

El Espíritu de Dios

 

2 Chronicles 15:1— 1 Y el Espíritu de Dios vino sobre Azarías, hijo de Oded,

Exodus 31:3— 3 Y lo he llenado del Espíritu de Dios en sabiduría, en inteligencia, en conocimiento y en toda clase de arte,

 

El Espíritu del Señor (Yahweh)

 

Judges 3:10— 10 Y vino sobre él el Espíritu del Señor, y juzgó a Israel. Cuando salió a la guerra, el Señor entregó en su mano a Cusán-risataim, rey de Mesopotamia, y su poder prevaleció sobre Cusán-risataim.

Isaiah 61:1— 1 El Espíritu del Señor Dios está sobre mí, porque me ha ungido el Señor para traer buenas nuevas a los afligidos; me ha enviado para vendar a los quebrantados de corazón, para proclamar libertad a los cautivos y liberación a los prisioneros;

 

El Espíritu de Cristo

Romans 8:9— 9 Sin embargo, vosotros no estáis en la carne sino en el Espíritu, si en verdad el Espíritu de Dios habita en vosotros. Pero si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, el tal no es de Él.

Galatians 4:6— 6 Y porque sois hijos, Dios ha enviado el Espíritu de su Hijo a nuestros corazones, clamando: ¡Abba! ¡Padre!

 

Es posible blasfemar al Espíritu

Matthew 12:32— 32 Y a cualquiera que diga una palabra contra el Hijo del Hombre, se le perdonará; pero al que hable contra el Espíritu Santo, no se le perdonará ni en este siglo ni en el venidero.

Mark 3:29— 29 pero cualquiera que blasfeme contra el Espíritu Santo no tiene jamás perdón, sino que es culpable de pecado eterno.

Luke 12:10— 10 Y a todo el que diga una palabra contra el Hijo del Hombre, se le perdonará; pero al que blasfeme contra el Espíritu Santo, no se le perdonará.

 

Hermanos hemos podido ver claramente en este corto recorrido por la palabra de nuestro Dios, que el Espíritu Santo es una persona distinta (pero no Dividida), dentro de la Trinidad, que cuenta con características personales y actitudes que sólo una persona posee y puede realizar.

Pudimos ver además que este es sin duda alguna, Dios. Vimos como este no solo puede hacer las cosas que únicamente Dios puede hacer, si no que este es identificado en las escrituras como Dios.

 

El Espíritu Santo en la creación y como dador de vida.

Ahora exploremos otro aspecto de El Espíritu Santo y veamos como este, estuvo activo junto con el Padre y el Verbo en la creación. Él es el poder activo de Dios presente en la creación.

 

El Espíritu Santo está involucrado en la actividad creativa

 

Genesis 1:2 (LBLA) — 2 Y la tierra estaba sin orden y vacía, y las tinieblas cubrían la superficie del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la superficie de las aguas.

Algo muy interesante sobre este pasaje que la palabra utilizada para “movia” se pude traducir como empollar (Brown, Driver, & Briggs, 1977), como la gallina empolla a los huevos y posterior mente a sus polluelos, como el ave que con sus alas cuida, además da también la idea de fertilizar, nutrir, veremos esta imagen repetida más adelante en la concepción de Jesús.

 

Él crea

Psalm 104:30— 30 Envías tu Espíritu, son creados, y renuevas la faz de la tierra.

Job 33:4 — 4 El Espíritu de Dios me ha hecho, y el aliento del Todopoderoso me da vida.

 

La palabra traducida “aliento” es la misma palabra que se usa para “Espíritu”.

Job 26:13 — 13 Con su soplo se limpian los cielos; su mano ha traspasado la serpiente huidiza.

Psalm 33:6— 6 Por la palabra del Señor fueron hechos los cielos, y todo su ejército por el aliento de su boca

 

Espíritu Santo el dador de vida

A través del Espíritu Santo, Dios da a luz y apoya la vida natural y espiritual. Por esta razón, la Escritura compara al Espíritu Santo con el agua vivificante.

 

El da vida

Job 33:4— 4 El Espíritu de Dios me ha hecho, y el aliento del Todopoderoso me da vida.

Ezekiel 37:14— 14 ‘Pondré mi Espíritu en vosotros, y viviréis, y os pondré en vuestra tierra. Entonces sabréis que yo, el Señor, he hablado y lo he hecho’—declara el Señor.”

Genesis 2:7— 7 Entonces el Señor Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz el aliento de vida; y fue el hombre un ser viviente.

Romans 8:11— 11 Pero si el Espíritu de aquel que resucitó a Jesús de entre los muertos habita en vosotros, el mismo que resucitó a Cristo Jesús de entre los muertos, también dará vida a vuestros cuerpos mortales por medio de su Espíritu que habita en vosotros.

 

El Espíritu Santo es el dador de vida en la concepción de Jesucristo

Matthew 1:18— 18 Y el nacimiento de Jesucristo fue como sigue. Estando su madre María desposada con José, antes de que se consumara el matrimonio, se halló que había concebido por obra del Espíritu Santo.

Luke 1:35 — 35 Respondiendo el ángel, le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso lo santo que nacerá será llamado Hijo de Dios.

 

El Espíritu Santo da vida de resurrección a Jesucristo

1 Peter 3:18 — 18 Porque también Cristo murió por los pecados una sola vez, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios, muerto en la carne, pero vivificado en el espíritu;

Romans 1:4— 4 y que fue declarado Hijo de Dios con poder, conforme al Espíritu de santidad, por la resurrección de entre los muertos: nuestro Señor Jesucristo,

 

El Espíritu Santo trae nueva vida espiritual

John 3:5— 5 Jesús respondió: En verdad, en verdad te digo que el que no nace de agua y del Espíritu no puede entrar en el reino de Dios.

John 6:63— 63 El Espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha; las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida.

 

El Espíritu Santo es descrito como agua vivificante

Realmente el agua es vida, nosotros estamos compuestos de cerca de un 70% de agua y nuestro planeta está también está compuesto de un poco más de 70% agua (LaRC, 2007). de ahí el simbolismo y relación del agua con la vida y el espíritu, no tanto el agua con el bautismo como algunos grupos mal interpretan. de ahí las imágenes constantes de agua (Espíritu) y que nos limpieza (da vida).

 

John 7:37–39 — 37 Y en el último día, el gran día de la fiesta, Jesús puesto en pie, exclamó en alta voz, diciendo: Si alguno tiene sed, que venga a mí y beba. 38 El que cree en mí, como ha dicho la Escritura: “De lo más profundo de su ser brotarán ríos de agua viva.” 39 Pero El decía esto del Espíritu, que los que habían creído en El habían de recibir; porque el Espíritu no había sido dado todavía, pues Jesús aún no había sido glorificado.

Isaiah 32:15 — 15 hasta que se derrame (alusión aquí al agua) sobre nosotros el Espíritu desde lo alto, el desierto se convierta en campo fértil y el campo fértil sea considerado como bosque.

Isaiah 44:3–4— 3 “Porque derramaré agua sobre la tierra sedienta, y torrentes sobre la tierra seca; derramaré mi Espíritu sobre tu posteridad, y mi bendición sobre tus descendientes. 4 “Ellos brotarán entre la hierba como sauces junto a corrientes de agua.”

Ezekiel 36:25–27— 25 ‘Entonces os rociaré con agua limpia y quedaréis limpios; de todas vuestras inmundicias y de todos vuestros ídolos os limpiaré. 26 ‘Además, os daré un corazón nuevo y pondré un espíritu nuevo dentro de vosotros; quitaré de vuestra carne el corazón de piedra y os daré un corazón de carne. 27 ‘Pondré dentro de vosotros mi espíritu y haré que andéis en mis estatutos, y que cumpláis cuidadosamente mis ordenanzas.

John 4:10— 10 Respondió Jesús y le dijo: Si tú conocieras el don de Dios, y quién es el que te dice: “Dame de beber”, tú le habrías pedido a El, y El te hubiera dado agua viva.

John 4:14— 14 pero el que beba del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás, sino que el agua que yo le daré se convertirá en él en una fuente de agua que brota para vida eterna.

 

Espíritu Santo y la regeneración

El Espíritu de Dios trabaja para traer el regalo de nuevo nacimiento y renovación a aquellos que han sido llamados a la fe. Podemos ver cómo tanto el nacimiento natural, como el nuevo nacimiento todo son resultado de la operación y el trabajo del Espíritu Santo. Así que nacer de nuevo es experimentar un nuevo Génesis.

La obra del Espíritu Santo está prometida

Ezekiel 36:26–27— 26 ‘Además, os daré un corazón nuevo y pondré un espíritu nuevo dentro de vosotros; quitaré de vuestra carne el corazón de piedra y os daré un corazón de carne. 27 ‘Pondré dentro de vosotros mi espíritu y haré que andéis en mis estatutos, y que cumpláis cuidadosamente mis ordenanzas.

Ezekiel 37:14— 14 ‘Pondré mi Espíritu en vosotros, y viviréis, y os pondré en vuestra tierra. Entonces sabréis que yo, el Señor, he hablado y lo he hecho’—declara el Señor.”

Jesucristo proclama la obra del Espíritu Santo

John 3:5–8— 5 Jesús respondió: En verdad, en verdad te digo que el que no nace de agua y del Espíritu no puede entrar en el reino de Dios. 6 Lo que es nacido de la carne, carne es, y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es. 7 No te asombres de que te haya dicho: “Os es necesario nacer de nuevo.” 8 El viento sopla donde quiere, y oyes su sonido, pero no sabes de dónde viene ni adónde va; así es todo aquel que es nacido del Espíritu.

 

La obra del Espíritu Santo trae salvación

“Lavado” (aparentemente una referencia al bautismo) siguiendo la misma imagen de agua y espíritu aquí significa regeneración.

Titus 3:5–6— 5 Él nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino conforme a su misericordia, por medio del lavamiento de la regeneración y la renovación por el Espíritu Santo, 6 que El derramó sobre nosotros abundantemente por medio de Jesucristo nuestro Salvador,

Ephesians 5:25–27— 25 Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia y se dio a sí mismo por ella, 26 para santificarla, habiéndola purificado por el lavamiento del agua con la palabra, 27 a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia en toda su gloria, sin que tenga mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuera santa e inmaculada.

 

La regeneración es una obra creativa del Espíritu de Dios solo

 

No puede lograrse por medios humanos

John 6:63— 63 El Espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha; las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida.

John 1:13— 13 que no nacieron de sangre, ni de la voluntad de la carne, ni de la voluntad del hombre, sino de Dios.

 

No puede lograrse a través de las obras de la ley

 

2 Corinthians 3:6— 6 el cual también nos hizo suficientes como ministros de un nuevo pacto, no de la letra, sino del Espíritu; porque la letra mata, pero el Espíritu da vida.

Romans 2:29— 29 sino que es judío el que lo es interiormente, y la circuncisión es la del corazón, por el Espíritu, no por la letra; la alabanza del cual no procede de los hombres, sino de Dios.

Romans 7:6— 6 Pero ahora hemos quedado libres de la ley, habiendo muerto a lo que nos ataba, de modo que sirvamos en la novedad del Espíritu y no en el arcaísmo de la letra.

Galatians 3:2— 2 Esto es lo único que quiero averiguar de vosotros: ¿recibisteis el Espíritu por las obras de la ley, o por el oír con fe?

 

Así que la regeneración por parte del Espíritu Santo es un cambio, un cambio radical que nos transforma a un nuevo ser. Es un nacimiento sobrenatural, y es el trabajo soberano de Dios el espíritu Santo.

Es fascinante ver cuán multifacético es el ministerio del Espíritu Santo en la tierra.

En la vida del cristiano, como acabamos de ver, es el Espíritu Santo quien Inicia el cambio en nuestro carácter, nos regenera, nos nutre durante nuestra Vida en el proceso de santificación. Y culmina y completa el proceso de nuestra redención con la santificación en los cielos. Él está ahí en la creación, él es el poder que lleva acabo la regeneración, es El quién está ahí en la santificación y él es el que está en la glorificación.

 

Vemos su obra activa en la historia, siendo El, quien da fuerza e imparte poder a los profetas y él es El que inspira las escrituras y la palabra. El no sólo está cargo de la inspiración de los textos originales de las escrituras, sino que también es quien está cargo de iluminarnos para poder entender el texto bíblico. Él es nuestro maestro supremo sobre la palabra de Dios y Él es quien nos guía.

Él está activo en la vida y desarrollo de la iglesia, escogiendo y dando dones y equipando a los santos para la obra en la iglesia. Además de dirigir y llevar toda gloria y a atención al hijo (Juan 15:13-15)

Es por eso hermanos que “Si alguna vez ha encontrado una forma de cristianismo donde el Espíritu es el foco y centro de atención, no estas lidiando con un cristianismo bíblico”.

Hermanos lo expuesto aquí esta tarde es una simple muestra, un resumen que para nada pretende ser exhaustivo, sobre la persona del Espíritu Santo, pero es suficiente, para prepararnos para dar defensa a nuestra Fe, como nos manda el mismo Espíritu, a través del apóstol Pedro en su palabra. Es suficiente para callar los ladridos de los perros en contra de nuestro amo, como mencionaba Calvino. Y es suficiente para corregir a aquellos que, por ignorancia, muchas veces caen en las manos de los lobos y charlatanes que vimos en los dos ejemplos al principio.

 

Hermanos para culminar El Espíritu Santo No es una fuerza impersonal o abstracta como “The Force” (la Fuerza) en la película de Starwars, o como las corrientes de agua o el viento. Él no es una actividad o característica de Dios, ni mucho menos es Creación, un ángel o hijo de Este.

 

El Espíritu Santo, es una persona, la Tercera Persona de la Trinidad, es Dios Yahweh, Creador y sustentador de la Vida.

 

Amigos y hermanos, Dice la Palabra que Todos algún día daremos cuenta a Dios, estaremos delante de su presencia y como muy bien dice nuestro pastor algunos lo tendremos a él como Padre y obtendremos misericordia y Otros como Juez y obtendrán justicia. Y amigos usted no quiere la justicia de Dios.

Amigos aún tienen esperanza, Nuestro Trino Dios, Nuestro Dios y Señor Jesús, les brinda una oportunidad. Jesús dijo: “Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.” Y Él nos dice, “Venid a mí todos ustedes que están cansados y cargados, y yo os tomaré y os tomaré a mí mismo Llevad mi yugo sobre vosotros. Y aprended de mí que soy manso y humilde de corazón y hallaréis descanso para vuestras almas. Porque mi carga es suave y mi yugo es la Luz”.

Ven a Cristo.

 

Soli Deo Gloria

Cesar Rivera Cruzado.

 

 

 

Bibliografía

 

Baucham, V. (2011). The Work of the Holy Spirit: Adoption (Vol. 8). Grace Family Baptist Church. Retrieved from http://www.sermonaudio.com/sermoninfo.asp?m=t&s=2221183186

Bavinck, H. (n.d.). Holy Trinity. In Reformed Dogmatics (Vol. 2, pp. 261–322).

Brown, F., Driver, S. R., & Briggs, C. A. (1977). רָחַף. Enhanced Brown-Driver-Briggs Hebrew and English Lexicon (p. 934). oXFORD: Clarendon Press.

Calvin, J. (n.d.). Divinity of the Holy Spirit. In Institutes of the Christian Religion (pp. 76–80).

Carl R Trueman. (n.d.). Spirituality and the Person and Work of the Holy Spirit. Oceanside United Reformed Church. Retrieved from http://www.sermonaudio.com/sermoninfo.asp?m=t&s=921111449268

Danan, H. (n.d.). Do Jews Believe in the Holy Spirit? Retrieved June 5, 2017, from https://www.beth-elsa.org/Worship/Sermons/Guest_Speakers/Do_Jews_Believe_in_the_Holy_Spirit_01_15_10

Falsas Realidades. (2015). Pastor Streaptease – La camisa ungida. Retrieved from https://www.youtube.com/watch?v=mUxvFzpXwkM

Ferguson, S. B. (n.d.). The Significance of Pentecost Preaching – The Coming of the Holy Spirit. Christ Fellowship Baptist Church. Retrieved from http://www.sermonaudio.com/sermoninfo.asp?m=t&s=923132134285

Frame, J. M. (2006). The Holy Spirit. In Salvation Belong to the Lord (1st ed., pp. 150–171). New Jersey: P&R Publishing.

Horton, M. (2017). Rediscovering the Holy Spirit (1rst ed.). Michigan: Zondervan.

¿LA MANGUERA “UNGIDA”? – YouTube. (2013). Retrieved from https://www.youtube.com/watch?v=ZU0Jh6bJ8Q8&list=RDZU0Jh6bJ8Q8#t=224

LaRC, B. A. : (2007, 16). Follow the Water. Retrieved June 8, 2017, from https://www.nasa.gov/vision/earth/everydaylife/jamestown-water-fs.html

McConkie, J. F. (n.d.). Holy Ghost. Retrieved June 5, 2017, from http://eom.byu.edu/index.php/Holy_Ghost

Slick, M. (n.d.). ¿Cuál es la teología Pentecostal Unitaria? Retrieved June 6, 2017, from http://www.miapic.com/cu%C3%A1l-es-la-teolog%C3%ADa-pentecostal-unitaria

Smeaton, G. (2016a). Historical Survey of the Doctrine of the Holy Spirit. In The Doctrine of the Holy Spirit (pp. 269–318). P.A.: The Banner of Truth Trust.

Smeaton, G. (2016b). The Doctrine of the Holy Spirit. P.A.: The Banner of Truth Trust.

Spit. (2015). In The Valley of Vision (14th ed.).

Sproul, R. C. (1990). The Mystery of the Holy Spirit. Tyndale House Publisher.

Sproul, R. C. (n.d.-a). The Baptism of the Holy Spirit. Retrieved from http://www.sermonaudio.com/sermoninfo.asp?m=t&s=916131759165

Sproul, R. C. (n.d.-b). The Holy Spirit in the New Testament. Retrieved from http://www.sermonaudio.com/sermoninfo.asp?m=t&s=94131711110

Sproul, R. C. (n.d.-c). The Holy Spirit in the Old Testament. Retrieved from http://www.sermonaudio.com/sermoninfo.asp?m=t&s=94131792210

Spurgeon, C. H. (1855). The Personality Of The Holy Spirit. Retrieved from http://www.sermonaudio.com/sermoninfo.asp?m=t&s=224111221248

Tozer, A. W. (1960). Who Is the Holy Spirit and How Can We Know Him? (Vol. 6). Retrieved from http://www.sermonaudio.com/sermoninfo.asp?m=t&s=9280215524

Turretin, F. (1990). The Holy Spirit. In Institutes of Elenctic Theology (Vol. 1, pp. 303–310).

Warfield, B. B. (2000). The Trinity. In The Works of Benjamine B. Warfield Volume 2 (Vol. 2, p. 133). Baker Book House.

Watson, T. (2003). The Trinity. In A Body of Divinity (p. 109). P.A.: The Banner of Truth Trust.

What Is the Holy Spirit? (n.d.). Retrieved June 5, 2017, from https://www.jw.org/en/bible-teachings/questions/what-is-the-holy-spirit/

What is the role of the Holy Spirit in Islam? Why can’t we call it GOD? (n.d.). Retrieved June 5, 2017, from http://www.answering-christianity.com/holy_spirit.htm

White, J. (1998). The Forgotten Trinity. Bethany House Publishers.

White, J. (n.d.-a). Radio Debate with David Bernard;Tongues as Evidence of Baptism of the Holy Spirit. Retrieved from http://www.sermonaudio.com/sermoninfo.asp?m=t&s=99519152355360

White, J. (n.d.-b). The Testimony Of The Spirit. Retrieved from http://www.sermonaudio.com/sermoninfo.asp?m=t&s=82811142551

White, J. (n.d.-c). The Working Of The Spirit. Retrieved from http://www.sermonaudio.com/sermoninfo.asp?m=t&s=915131342240

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s