La industrialización de Norte América y su impacto en la fuerza laboral

La industrialización de Norte América y su impacto en la fuerza laboral

By César O. Rivera

Los últimos 30 años del siglo XIX, fueron unos llenos de cambios, descubrimientos y luchas. La nación ahora se encaminaba a una nueva era, la era del “Capitalismo Industrial”, esta nueva era traería cambios que no solo afectarían la forma de producción sino también a los trabajadores mismos y sus condiciones de trabajo. Es sobre estos cambios, sobre el papel desempeñado por las mujeres y niños en las fábricas y sobre la reacción y ajuste del proletariado ante estos cambios y su interacción con los patronos, de lo que estaremos discutiendo en este ensayo.

Las condiciones de trabajo en las nuevas fábricas, no eran para nada parecidas a la de los talleres artesanales. Para muchos obreros diestros y calificados “el nuevo sistema de trabajo era impersonal y degradante” (Brinkley, 2003). Ahora el obrero se veía sujeto a un horario de trabajo que tenía una jornada laboral de 10 horas al día, seis días a la semana y su ingreso promedio fluctuaba entre unos 400 a 500 dólares por año (Brinkley, 2003). En adición, el obrero en las fábricas estaba expuesto en gran manera a sufrir un accidente laboral, la poca ventilación y una mala higiene fueron varios de los elementos de riesgo que se sumaban al peligro que de por sí representaba la operación de la maquinaria en las fábricas.

De los grupos más afectados, con la llegada de la era industrial, fueron las mujeres y niños quienes llevaron la peor parte. La producción en las fábricas contrario a la de los talleres artesanales no requería una mano de obra diestra y experimentada, es por esto que los dueños y patronos de estas, vieron en las mujeres y niños una fuente de mano de obra barata. En el 1900 “el 20 por ciento de todos los obreros industriales eran mujeres”(Brinkley, 2003) así que “más de cuatro millones de mujeres en el país eran asalariadas” (Henretta, Brody, & Dumenil, 2008). Éstas realizaban empleos de poca salida y con salarios muy por debajo del mínimo necesario para la supervivencia y era mucho menor en comparación con el ganado por los hombres que realizaban la misma labor.

El sector laboral infantil fue el más vulnerable y el que menos protección gozó durante la revolución industrial . Se estima que cerca de “1.7 millones de niños menores de 16 años de edad fueron empleados en fábricas y campos de cultivos” (Brinkley, 2003). Si bien es cierto que hubo intentos a nivel estatal, por regular y mitigar el problema de el trabajo infantil, fue muy poco el efecto que estos esfuerzos tuvieron. La gran mayoría de los niños que trabajaban, laboraban en los campos, “donde este tipo de leyes era regularmente ignoradas” (Brinkley, 2003). En el caso del trabajo en las fábricas, donde los niños debido a su tamaño, realizaban trabajos muchas veces peligrosos y nocivos a la salud, se pasaron leyes que limitaban la edad mínima para poder trabajar (12 años) y “se prohibía que estos trabajasen más de 10 horas al día”,(Brinkley, 2003) pero al igual que en el caso de la agricultura, los dueños de las fábricas hacían caso omiso a estas leyes.

Ante la nueva situación laboral y económica en que se encontraban los trabajadores, estos recurrieron a la formación de gremios y organizaciones sindicales para así poder ejercer mayor presión en sus reclamos. Aunque mucho antes de la guerra civil ya en Norteamérica “existían gremios de artesanos que representaban a pequeños grupos de obreros” (Brinkley, 2003), no fue sino hasta que en el 1869 se fundó la Noble Orden de los Caballeros del Trabajo, que el movimiento obrero tomó forma.

La Noble Orden de los Caballeros del Trabajo, era una organización que prácticamente admitía a la mayoría de los trabajadores sin distinción de oficio ni labor. Dentro de sus logros está la aprobación del acta Congrecional del 1885, en donde “se prohibía la importación de mano de obra contratada” (contract labor) (Morison, 1965). Otra de las uniones laborales importantes del país lo fue la Confederación Norteamericana del Trabajo (AFL, por sus siglas en ingles) esta “se constituyo como una asociación de gremios”(Brinkley, 2003). Uno de los objetivos principales de este sindicato fue la reducción de las oras de trabajo diarias a ocho horas.

La historia sindical del país fue una marcada por protestas, violencia y excesos, tanto de los trabajadores como de los patronos y hasta en ocasiones del mismo gobierno. Uno de los primeros enfrentamientos sindicales lo fue el de la huelga del sindicato de la AFL en contra de la McCormick Harvester Company. En esta huelga resultaron muertos siete policías y 67 más resultaron heridos luego que uno de los manifestantes lanzara una dinamita en represalia al asesinato de 4 huelguistas (Brinkley, 2003). Este incidente dejó una mala impresión en la mente del pueblo norteamericano, quien ahora habia perdido su simpatía por el movimiento sindical.

Otra de las huelgas que cobró notoriedad fue la Huelga de Homested, en Pensilvania en 1892 entre un capítulo afiliado a la AFL y la compañía Carnegie, esta huelga surge a raíz de unos recortes a los salarios de los obreros. Como respuesta al paro el vicepresidente de la compañía cerró la planta y contrató a más de “300 rompehuelgas de la agencia Pinkerton” (Brinkley, 2003) para poder seguir operando la planta. La respuesta de los trabajadores no se hizo esperar y de forma violenta sacaron a los rompehuelgas y los trabajadores volvieron a tener control de la planta. Pero luego de varias gestiones de los ejecutivos de la compañía “el gobernador de Pensilvania envió un contingente de unos 8 mil efectivos de la guardia nacional” (Brinkley, 2003) y gracias a la intervención del gobierno estatal la producción en la planta volvió a restablecerse esta vez con los rompehuelgas.

La gran expansión económica e industrial, que gozó el país a finales del siglo XIX gracias a las nuevas formas de producción y estilos administrativos agresivos, sin duda ayudó al enriquecimiento de los dueños de las fábricas y a la creación de una “clase media”, pero esto a costa de un sector que a pesar de ser la fuerza y motor de las industrias había quedado rezagado. La transformación del artesano diestro al simple obrero de fábrica, la contratación e inclusión en la fuerza laboral de mujeres y niños y las pésimas condiciones de salubridad y seguridad laboral y los atropellos patronales y del gobierno, fueron algunos de los efectos negativos de esta nueva era. Pero de alguna manera todas estas controversias, luchas y sus efectos serán los que definirán el curso a seguir del país en el siglo XX.

Referencias

Brinkley, A. (2003). Historia De Estados Unidos, Un Paiz en Formación. (Universidad de Columbia, Ed.) (Tercera ED., pp. 544–554). Mexico: McGraw-Hill.

Cochran, T. C. (1963). Concise Dictionary of American History. (W. Andrews, Ed.) (3rd ed.,). New York: Charles Scribner’s Sons.

Desconocido. (2013). American labor unions – Conservapedia. Conservapedia.com. Recuperado Octubre 12, 2013, http://www.conservapedia.com/index.php?title=American_labor_unions&printable=yes

Encyclopedia Britanica. (2009). United States. In Encyclopedia Britanica. Chicago: Encyclopædia Britannica.

Henretta, J., Brody, D., & Dumenil, L. (2008). America’s History Since 1865 (Sixth Edit., pp. 531–538). Boston/New York: Bedford/St. Martin’s.

Morison, S. E. (1965). The Oxford History of The American Pople (First., pp. 769–770). New York: Oxford Univerity Press.

Morison, S. E., Commager, H. S., & Leuchtenburg, W. E. (1980). The Gowth of the American Republic Vol. Two (Seventh Ed.). New York / Oxford: Oxford University Press.

Morris, R. B. (1961). Encyclopedia of American History. (R. B. Morris & C. Henry Steele, Eds.) (2nd Revise.). New York: Harper & Row Publishers.

Whittaker, W. G. (2005). Child Labor in America: History, Policy, and Legislative Issues, 1–39.
DC: Congressional Research Service.
http://digitalcommons.ilr.cornell.edu/key_workplace/202/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s