Problemas en la Traducción

Todo proceso de traducción de cualquiera que sea el documento, está sujeto a errores de interpretación, que a su vez pueden resultar en fallas o errores de traducción. En el caso de las sagradas escrituras el hecho de que la mayoría de los documentos originales (más antiguos) se encuentren escritos en lo que se conoce como “Lenguas Muertas” que no es otra cosa que idiomas que ya no están en uso, esto representa una ventaja y a la ves una desventaja para aquel que los trabaja y estudia.

Por un lado el hecho de que estos manuscritos se encuentres en lenguajes que ya no están en uso cotidiano, (arameo, hebreo y griego Koiné) es una ventaja puesto que las palabras y las frases y oraciones no tuvieron tiempo de evolucionar y cambiar, me explico. En nuestro idioma español vemos como palabras que hace 100 años atrás tenían un significado, ahora con el pasar del tiempo tiene otro significado o una diferente connotación.

Cuando hablamos en nuestra jerga que un evento estuvo “brutal”, en nuestro contexto moderno, lo entenderíamos como un adjetivo positivo, entenderíamos  que dicho evento estuvo “impresionante” o “impactante”, más sin embargo hace varios años atrás el contexto seria uno negativo y diferente. En el idioma ingles pasa lo mismo, palabras como “gay” que hace 50 años atrás significaría “alegre” hoy tiene un significado diferente.

Es por esto que digo que resulta por cierto lado ventajoso el que nuestro DIOS seleccionara estos idiomas, caídos en desuso para plasmar sus palabras. De esta manera la interpretación y traducción resulta un tanto más fácil, pues se elimina cualquier problema de interpretación relacionado a la evolución del lenguaje.

Ahora la desventaja al traducir e interpretar estos idiomas es que al no ser un idioma o lengua viva se nos hace un tanto más difícil el poder digerirla. Si bien es cierto que gracias a los adelantos y a las investigaciones que se han realizado en los últimos años, este trabajo de traducción se ha aliviado, como quiera resulta un tanto difícil este proceso.

Uno de  los ejemplos lo es la pronunciación del griego koiné, podemos conjeturar acerca de su pronunciación pero nunca podremos saber a ciencia cierta si la forma en que lo pronunciamos es la correcta, pues no hay nadie vivo que lo haya escuchado.

Todos estos elementos como dije al principio de esta participación influyen en este proceso de traducción e interpretación y se agrava cada vez más cuando la idea es traducida de un idioma a otro y luego esa traducción es traducida a otro tercer idioma.

En fin, las dificultades están y los errores de traducción sin duda existen, pero podemos estar seguros que estos son mínimos e insignificantes y estos no alteran la idea central y primordial por la cual fueron escritos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s