Filosofía en la Edad Media

Abstracto

 

La filosofía, en su definición más simple es el amor a la sabiduría. Es el estudio de un sinnúmero de problemas fundamentales de la humanidad. Trata de asuntos como la moral, el conocimiento, la existencia, la belleza y el lenguaje y la mente. La filosofía busca establecer de una forma racional, los principios generales que organizan y orientan el conocimiento de la realidad, así como el sentido del obrar humano. Busca una respuesta a estas cuestiones alejándose del misticismo, la mitología y hasta de ciertas formas de religión, las que no permiten el desarrollo pleno del pensamiento.

 

En este trabajo analizaremos de forma somera el periodo Medieval y el pensamiento filosófico que predominaba en esa época además de tratar de entender a tres de los filósofos más importantes de esta época.

 

La Filosofía en la Edad Media

 

Hubo un tiempo en el cual la filosofía medieval no era considerada como digna de un estudio serio, se daba por hecho que está era una simple súbdita de la teología y que resultaba difícil el poder diferenciar o separar una de la otra.

La iglesia al principio no quería saber nada de la filosofía, ya que se encontraba inmersa en la impresión de su nueva vivencia de fe. Esto sumado a unas interpretaciones erróneas de las escrituras. (Colosenses 2.8-9) y además de otros escritos de teólogos cristianos como  Tertuliano quien afirmó, ¿Qué tiene que ver Atenas con Jerusalén? ¿Qué relación hay entre la Academia y la Iglesia?  (Tertullian, 2004)  Y de  Taciano el Sirio, quien en su escrito apologético “Discurso contra los griegos” atacaba al originalidad del pensamiento filosófico griego  (Tatian, 2004)

Es por esto que se decía que el pensamiento del hombre estaba preso en este periodo de oscurantismo, racional, donde las autoridades eclesiásticas tenían una influencia suprema y regían el pensamiento humano.

Aunque es cierto que la mayoría de los grandes pensadores de este periodo eran Monjes y teólogos, y muchas veces se asocia este periodo con las etapas decadentes de la escolástica, este hecho no debe en ninguna forma minimizar el gran aporte de los grandes Titanes del pensamiento filosófico medieval que sentaron las bases para la filosofía moderna, como dice el autor del video foro “La filosofía medieval fue la plataforma a la filosofía contemporánea”.

 

 

San Agustín de Hipona

 

   Fue San Agustín de Hipona (354-430), quien abrió las puertas a la filosofía, buscando hablar no solo con la autoridad de las escrituras sino que además, incluyendo la “universal razón Humana”. Se preguntaba  ¿Por qué no aceptar aquellos conceptos filosóficos que a todas luces están correctos?, al fin de cuenta nos pueden incluso servir para razonar la Fe y para comprenderla mejor” (Augustine, 2009)

En el mundo cristiano latino el nombre de Agustín resalta como uno de los padres de la literatura y de la teología de la época, su nombre domino el pensamiento occidental hasta el siglo 13.

San Agustín, tuvo una vida al principio no muy piadosa, a través de su vida paso por varias religiones y participo en varias corrientes filosóficas antes de convertirse de lleno al cristianismo. Del maniqueísmo y el estoiquismo Agustín paso al Platonismo, en donde encontró que toda existencia tiene una naturaleza divina. Por su adhesión al pensamiento platónico se dice que San Agustín Cristianizo a Platón, ya que este no veía ninguna diferencia entre el cristianismo y los pensamientos del filosofo.

Dentro de las características generales del “Agustinismo” (nombre con el que se conoce el  movimiento filosófico fundamentado en sus escritos), encontramos tres principios de los cuales se compone y se inspiran la filosofía de Agustín: la Interioridad, participación e inmutabilidad.

Con la Interioridad este hace una invitación para que el hombre se vuelva a sí mismo y se dé cuenta de que en su ser hay algo más que lo trasciende. Agustín, enseña que la mente humana está en constante relación con las realidades inteligibles e inmutables. “Con este principio demuestra la existencia de Dios, prueba la espiritualidad del alma y su inmortalidad y además da una explicación psicológica de la Trinidad.” (Agustín de Hipona, 2011)

 

En cuanto a la Participación, Se puede resumir de esta forma: todo bien o es bien por su misma naturaleza y esencia, o es bien por participación; en el primer caso es el Bien sumo, en el segundo caso es un bien limitado. Esta participación puede ser: la participación del ser, de la verdad y del amor.

  Primicia de la voluntad sobre el entendimiento, como voluntad humana imperativa. La razón para Agustín juega una parte para llevar al hombre a la fe

 

Santo Tomás de Aquino

 

En 1225 nace uno de los teólogos más importantes de la filosofía escolástica y uno de los teólogos más sobresalientes del catolicismo. Antes de la incursión en la historia del medioveo de Tomas de Aquino el pensamiento filosófico de occidente estaba dominado por la filosofía de De San Agustín. Tomas influenciado por las ideas de a Aristóteles, insistía que las verdades de la fe y las propiedades de la experiencia sensible, como las presentaba Aristóteles, son compatibles y complementarias.

En sus trabajos Santo Tomas logro organizar y recopilar las vertientes de conocimiento de su época y las puso al servicio de la fe. Creando un síntesis una amalgama de las enseñanzas y obras de Aristóteles y otros sabio clásicos, como platón.

En resumen el pensamiento de Santo Tomas de Aquino partía de la fe, aunque esto no lo limitaba a presentar a la filosofía como un vehículo para lograr el conocimiento.   

 

Guillermo de Ockham

 

Entre principios del siglo catorce aparece en escena un fraile del orden de los Franciscanos y filósofo escolástico ingles llamado Guillermo de Ockham. Se dice que fue una fuerza de cambio a finales de la edad media.  El principio de la simplicidad es el tema central del enfoque de Ockham, tanto es así que este principio ha llegado a ser conocido como “La navaja de Ockham”. Ockham utiliza la famosa “navaja”  para eliminar las hipótesis innecesarias. En metafísica, Ockham domina el nominalismo, el opina que las esencias universales, como la humanidad o blancura, son nada más que conceptos en la mente. Desarrolla una ontología aristotélica, admitiendo sólo sustancias individuales y cualidades.

 

 

 

Conclusión

 

Como hemos visto la filosofía de la Edad Media estaba altamente influenciada por el cristianismo que era la religión que dominaba el mundo occidental. Si bien es cierto que se le pueden atribuir fallas a este sistema como, falta de objetividad a la hora de tratar asuntos de racionales. Encontramos en sus tres máximos exponentes una apertura y búsqueda sincera a la razón alejándose de prejuicios previos y malas interpretaciones.

 

 Bibliography

 

Agustín de Hipona. (2011). Retrieved 2011, from Wikipidea: http://es.wikipedia.org/wiki/Agust%c3%adn_de_Hipona

Augustine, S. (2009). Confesions, Oxford World’s Clasics. (H. Chadwick, Trans.) Oxford University Press.

Copleston, F. (1993). A History of Philosophy, Volume II Medieval Philosophy (Vol. 2). New York: Image Books.

Tatian. (2004). “Tatian’s address to the Greeks”. In D. &. Alexander Roberts, Ante-Nicene fathers Vol 2 (J. Ryland, Trans., Vol. 2, pp. 65-83). Peabody, Massachusetts: Hendrickson Publishers.

Tertullian. (2004). On Aprescription Against Heretics. In D. &. Alexander Roberts, Ante-Nicene Fathers Vol 3 (R. P. Holmes, Trans., Vol. 3, p. 246). Peabody, Massachusetts: Hendrickson Publishers Inc.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s